¿Una chapuza de oposición?

Están enfadados, decepcionados y hartos. Y no están dispuestos a quedarse así. Un quincena de opositores que se presentaron al último proceso selectivo para el Cuerpo de Bomberos de Ávila se han unido para denunciar irregularidades que convirtieron la oposición "en una auténtica chapuza". Quieren que se repita el proceso o que, al menos, los próximos tengan una oposición justa. E irán hasta donde haga falta.

Algunos han empezado hace poco. Otros llevan ya unos años preparándose y machacándose para la que va a ser su profesión, un proyecto de vida. Pero todos tienen algo en común: se sienten estafados tras el proceso selectivo para los Bomberos de Ávila celebrado recientemente.

 

Un proceso selectivo que saltó a la palestra en días pasados cuando Trato Ciudadano envió una carta al Alcalde de Ávila y a los Medios de Comunicación denunciando presuntas irregularidades y a la que el Ayuntamiento no tardó en contestar, admitiendo que podría haber fallos pero respaldando el proceso en su conjunto.

 

Para todos "lo más llamativo del asunto fue que el número 1 de la oposición resultó ser hijo del actual Jefe de Bomberos de Ávila", lo que, se puede entender, levantó muchas suspicacias, sobre todo entre quienes habían entrenado y estudiado a su lado.

 

Una quincena de ellos, cinco de los cuales llegaron hasta el último exámen -fueron 10 en total-, comparten estas suspicacias pero consideran que los presuntos favoritismos no son sino la punta del iceberg de una oposición "chapucera" que estuvo mal organizada de principio a fin y que no era el instrumento objetivo que solo valoraría su esfuerzo, entrega y capacidad para alcanzar su plaza, como les habían vendido.

 

Queda mucho más claro para aquellos, unos cuantos, que llevan tiempo buscando esa plaza y ya lo han intentado en otros lugares. Otros lugares donde cumplían los plazos de la convocatoria. Otros lugares donde les dejaban llevarse una copia de su exámen para poder comprobar sus respuestas o preparar una posible revisión. Otros lugares donde los exámenes llegaban y se iban precintados. Otros lugares donde si les decían que solo había una respuesta válida, solo había una respuesta válida.

 

Según denuncian nada de esto se hizo en Ávila. Igual que señalan que no se dieron a conocer con antelación los jueces de las pruebas físicas para impugnarlos en caso de incompatibilidad y luego resultó que uno de ellos era entrenador de un opositor y compañero de trabajo de otro. Igual que afirman que se pasaron por alto fallos de forma en las físicas como saltarse un peldaño de la escala o plantearse un receso por desfallecimiento de un candidato, cuando en otros procesos ni cabría planteárselo. Pruebas físicas, por cierto, de las que ningún opositor sabe a fecha de hoy sus marcas, sino solamente la nota global.

 

Preguntas sobre la normativa americana de instalaciones, preguntas mal formuladas o redactadas o respuestas que consistían en poner una cruz y si te equivocas pues haces un círculo encima y pones la cruz en la correcta, dicen que despertaron el asombro de los que venían de fuera, aunque también dicen que aquí en Ávila siempre ha sido así. Y es que en Ávila siempre hemos sido diferentes.

 

Sin embargo el hartazgo de estos quince les ha llevado al inconformismo y también quieren ser iguales. Iguales en oportunidades a todos los demás opositores e iguales que otros sitios donde las oposiciones se han impugnado y se ha repetido el proceso. Por eso irán a por todas y han planteado Recursos de Alzada contra una veintena de preguntas de las pruebas escritas, contra las pruebas físicas en su conjunto, y lo harán contra los nombramientos cuando salgan.

 

Algunos saben como funciona esto y ya han tocado la puerta de varios grupos políticos, lo que llevará el asunto a la Junta de Gobierno Local de este jueves. Buscan que se repita el proceso y afirman que lo harán hasta las últimas consecuencias. Si se agota la vía administrativa recurrirán al procedimiento contencioso-administrativo para que sea un juez quien decida, para lo que ya están reuniendo documentación. Quieren que las cosas se hagan de otra manera, de la manera correcta, y si no puede ser esta vez, que sea para la próxima. Quieren una oposición en la que compitan contra otros opositores y no contra la propia oposición.