Una aseguradora se niega a renovar la póliza a una ganadera de Riofrío tras un nuevo ataque de lobos

La ganadera de la explotación afectada encontró el pasado viernes el cadáver, semidevorado, de un ternero de tres meses de vida en el paraje  El Trampalón. Los agentes medioambientales han certificado que la causa fue el ataque de lobos, y la aseguradora se niega a renovar su póliza por siniestralidad.

Riofrío es uno de los municipios abulenses que más daños sufre por ataque de lobos, aunque la inmensa mayoría de los ataques no se denuncian ante la guardería del Servicio Territorial de Medio Ambiente, puesto que en muchos casos ni se llega a encontrar el cadáver.

 

Otro motivo por el que muchas veces no realiza la denuncia ante Medo Ambiente es porque el titular de la ganadería dispone de un seguro de daños por animales salvajes y por dicho motivo no realiza reclamación patrimonial de daños a la Junta de Castilla y León. Se da la circunstancia de que esa era la situación de la explotación afectada por este ataque de lobos, pero a raíz del elevado número de siniestros la empresa aseguradora se ha negado a la renovación de la póliza.

 

Mientras tanto, los ganaderos que realizan la reclamación patrimonial de daños han de esperar más dos años para recibir sólo una parte de los daños sufridos.