Un trabajador y constante Barça no falla

Neymar, con dos goles, y un insaciable Alexis fueron la clave del triunfo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA: Pinto; Montoya, Bartra, Piqué, Alba; Busquets, Song (Xavi, min.61), Iniesta; Alexis (Pedro, min.83), Cesc (Sergi Roberto, min.86) y Neymar.

VILLARREAL CF: Asenjo; Mario, Musacchio, Dorado, Costa; Pina; Aquino (Pereira, min.74), Ramos (Uche, min.64), Trigueros, Pérez (Jokic, min.69); y Giovani.

GOLES.

1-0. Min.29, Neymar, de penalti.

1-1. Min.48, Musacchio.

2-1. Min.67, Neymar.

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (Col. Gallego). Amonestó a Neymar (min.84) en el FC Barcelona y a Trigueros (min.37) en el Villarreal CF.

ESTADIO: Camp Nou, 66.130 espectadores.

El FC Barcelona ha ganado al Villarreal (2-1) en un partido bastante completo de los blaugranas, que ganaron claramente la lucha por la posesión y volvieron a poner en práctica la presión alta que tanto se busca, así como el juego directo para abrir defensas cerradas como la que presentó el conjunto amarillo, para dejar los puntos en el Camp Nou gracias a dos goles de Neymar y en otro gran partido de Alexis Sánchez.

Poco trabajo tuvo Pinto, que no pudo hacer más en el gol visitante, y es que el Barça estuvo fino atrás pese a algún error puntual y muy serio, constante y cómodo en el césped sobre todo cuando se trataba de presionar al Villarreal y encerrarle en su área a la espera del gol. Tras varias ocasiones, pues pudo ser mayor el marcador, lograron un triunfo que secunda el juego visto contra el Celtic y superan uno de los retos más difíciles de este 2013 con nota.

Este es el camino que quiere tomar Martino, el que quiere ver en sus jugadores, y salir de esta prueba ante un buen Villarreal, que no hizo más porque no pudo, les dará ánimos para seguir por esta vía. Además, se vio un Sergio Busquets inconmensurable, el de sus mejores tiempos, y que es la clave en la balanza de juego blaugrana.

Los blaugrana empezaron como un rayo, con una presión asfixiante que se convirtió en una posesión aplastante por encima del 90 por ciento de posesión. Poco podía durar esto pero fue una declaración de intenciones de un Barça que buscaba la victoria intentando prolongar el efectivo juego desplegado contra el Celtic, aunque el rival que tenía en frente es totalmente opuesto.

Tras recomponerse, el Villarreal intentó ir robando protagonismo al Barça en base a no rifar el balón cuando lo tenían, y mirar hacia arriba con orden. Ellos les privó de gozar de más ocasiones de gol, de hecho no tuvieron ninguna clara en la primera parte debido a que el FC Barcelona, tal acordeón, acabó igual de fuerte que empezó el choque.

Si hubo algún pequeño bajón fue tras el gol de penalti de Neymar, pues el equipo intentaba irse atrás para abrir a un Villarreal que pese a no renunciar al juego lo hacía a partir de una defensa bien cerrada y asentada frente a un Asenjo que, de largo, fue el mejor de un 'Submarino amarillo' que vino al Camp Nou sin cargar los torpedos.

Pese a ello, el gol de Musacchio nada más empezar la segunda parte les metió en el partido. El central argentino se adelantó a Bartra al ganarle el cuerpo a cuerpo tras la salida de un córner y batió de cabezazo potente a Pinto, que no pudo reaccionar. Así, el Barça necesitaba volver a estirar líneas, y lo hizo.

Llegaron muchas ocasiones, a botas de un incansable Alexis que corrió, asistió, disparó y dio el segundo gol a Neymar para volver a poner por delante a los blaugranas. El chileno se ganó de sobras la ovación del Camp Nou al ser sustituido por Pedro, después de que entrara Xavi por Song para dar más dinamismo al equipo.

NEYMAR RESUELVE

El 'Tata' consiguió ver frutos a sus cambios ya que Neymar acabó enviando a la red una muy buena jugada de combinación entre Cesc y Alexis, que controló dentro del área, vio a Neymar solo y le brindó en bandeja el gol al brasileño, que estuvo esta noche muy pegado al extremo izquierdo tras hacer de '9' ante el Celtic. De menos a más, rozó en dos ocasiones el repetir el 'hat-trick' logrado contra los escoceses.

Y es que el Villarreal sólo parecía poder crear peligro en los córners, de ahí el enfado de Martino con Piqué al regalar uno, pero aún así fue un partido bastante completo de los blaugranas. Hubo detalles, como la poca presencia de Cesc pese a iniciar la jugada del gol del triunfo, o la poca precisión de Iniesta, así como la lentitud de Montoya al llegar al área rival, pero quedaron en nada en comparación al buen partido global. Se quedaron los tres puntos en el Camp Nou, que ve como su equipo se escapa a cinco puntos del Real Madrid y a tres del Atlético de Madrid, que todavía debe jugar.