Un total de 128.000 castellanoleoneses se encontraba en 2013 en situación de exclusión severa, según Cáritas

Presentación de la Memoria 2013 de Cáritas Diocesana de Valladolid
Un total de 128.000 castellanoleoneses se encontraba en 2013 en situación de exclusión severa, lo que supone un cinco por ciento de la población de la Comunidad, según los datos facilitados por Cáritas Diocesana durante la presentación de la Memoria 2013 en Valladolid.
VALLADOLID, 19 (EUROPA PRESS)



En concreto, son 42.000 los hogares castellanoleoneses afectados por esta situación, mientras que más de 130.000 presentan exclusión moderada, lo que supone 400.000 personas, un 16 por ciento de la población, el mismo porcentaje que en 2007, tal como ha explicado el director de Cáritas Diocesana en Valladolid, Jesús García.

En declaraciones recogidas por Europa Press, García ha desglosado los 2.504.904,16 euros empleados por Cáritas para cumplir con su labor social, de los que la mayor parte, 812.341,63, se destinaron a atender las necesidades básicas de 7.808 personas, como alimentación y gastos de vivienda o de salud. Esta cifra contrasta con los 278.000 gastados para el mismo fin en 2011 y los más de 400.000 de 2012.

En este capítulo está incluido el denominado gesto diocesano de Caridad con motivo del Año de la Fe, por el que 96 familias con dificultades económicas motivadas por la crisis han recibido una ayuda periódica en torno a los 200 euros (más una aportación extraordinaria en Navidad y otra para gastos escolares), familias que además han contado con un "espacio de encuentro y diálogo" sobre su situación con otras personas como "signo de preocupación y cercanía humana más allá de los aspectos económicos". El importe total de estas ayudas ha sido de 151.950 euros procedentes únicamente de los recursos propios de Cáritas como donativos y colectas.

La otra partida de recursos económicos importante, según la Memoria, ha sido la dedicada al Programa de Empleo y Economía Social, en el que se han gastado 479.619,68 euros. Los 2.242 participantes en este empleo han recibido información, orientación y apoyo para acceder a un puesto de trabajo. Una parte de ellos también ha mejorado sus posibilidades a través de la formación en los campos de hostelería, soldadura y servicios a personas (servicio doméstico y atención a personas en instituciones).

El resto, hasta los 2.504.904,16 se ha dedicado a la atención a colectivos en vulnerabilidad social (niños, jóvenes y mayores), a personas que sufren la exclusión social (sin hogar, toxicómanos, reclusos, mujeres y adolescentes embarazadas con grandes dificultades social) y a minorías culturales (población gitana y personas inmigrantes).

SUPERÁVIT

Jesús García ha señalado que en el ejercicio 2013 Cáritas de Valladolid registró más ingresos que gastos, algo debido en parte al aumento de donativos por efecto de la crisis o de ingresos imprevistos a como herencias. En este sentido, el director de la ONG ha justificado que no se hayan elevado los gastos para equilibrar los ingresos ante la "previsible" caída de donativos una vez que cambie la situación económica, a la vez que ha recordado que han aumentado las partidas destinadas a satisfacer las necesidades de primera necesidad de la población.

Dentro de estas necesidades, García ha reconocido un empobrecimiento del triángulo formado en la provincia por las localidades de Laguna, Olmedo e Íscar, mientras que en la capital "se está registrando un flujo de población de barrios medios a otros más humildes" para "ahorrar en gastos como el del alquiler de la vivienda".

Cáritas Diocesana de Valladolid cuenta con 788 voluntarios y 689 socios, así como con 1.345 donantes identificados o que colaboran anónimamente.

El director de Cáritas ha presentado su Memoria con motivo de la Festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad, que en Valladolid se celebrará este domingo, 22 de junio.

Para esta jornada, y bajo el lema 'Construyendo espacios de esperanza', se buscará que "cada persona, cada familia y cada comunidad" jueguen "un papel fundamental" en la construcción de estos espacios. Para ello, García ha hecho suyas las palabras del Papa Francisco que defienden "una sola familia, alimentos para todos".

El acto ha venido precedido por unas palabras del arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, quien ha subrayado los "tiempos de sufrimiento" ante la "persistente crisis económica" cuya salida es todavía "tenue y lenta". Por ello, monseñor ha pedido "tener presentes" a sectores especialmente castigados como los parados de larga duración, los jóvenes "precarizados", los inmigrantes que "deben retornar a sus países" o los españoles que "han de emigrar para buscarse un futuro fuera".