Un total de 1.600 efectivos vigilarán el partido Real Madrid-Galatasaray, declarado de alto riesgo

Un total de 1.600 efectivos entre seguridad pública, privada y asistencial participan desde hoy en el operativo de seguridad del partido de fútbol europeo entre Real Madrid y el Galatasaray, que se disputará este miércoles en el estadio Santiago Bernabéu, según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid.
MADRID, 2 (EUROPA PRESS)



El departamento que dirige Cristina Cifuentes coordina el dispositivo especial de seguridad organizado para garantizar el normal desarrollo del partido de fútbol, declarado de alto riesgo, al que se espera que acudan unos 4.000 seguidores del equipo turno, además de los aficionados locales.

Es uno de los dispositivos más importantes tras el que se puso en marcha con la llegada del Manchester, en el que trabajaron 1.900 efectivos.

Como es habitual en este tipo de encuentros, se ha celebrado reuniones para preparar el operativo, en la que han participado los responsables de la Jefatura Superior de Policía, Policía Municipal, Seguridad del Real Madrid y servicios sanitarios y asistenciales (Samur, Cruz Roja y Protección Civil).

El dispositivo policial lo integran efectivos de Policía Nacional con sus respectivas Unidades de Intervención Policial (UIP), caballería, motos, guías caninos, radio patrullas y helicópteros, además de agentes de la Policía Municipal y de la propia seguridad privada del estadio.

El dispositivo comienza hoy mismo con la llegada de varios aviones procedentes de Turquía con aficionados del Manchester. Éstos, junto al resto que lleguen mañana, serán acompañados por la Policía hasta su llegada al estadio, donde serán acomodados en sectores opuestos a los ocupados por la afición madrileña.

Horas antes del inicio del encuentro, un despliegue policial por los alrededores del Santiago Bernabéu vigilará los lugares de reunión y concentración de los seguidores de ambos clubes. Todas las puertas de acceso al estadio estarán vigiladas para evitar la introducción de objetos que la Ley del Deporte prohíbe expresamente en cualquier recinto deportivo.