Un sólido Barcelona no da opción a la sorpresa

El equipo de Luis Enrique mantiene la buena racha antes de visitar Múnich este martes en búsqueda de la final de la Liga de Campeones.

   

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA: Bravo; Alves, Piqué, Bartra (Busquets, min.62), Adriano; Mascherano, Xavi (Iniesta, min.74), Rafinha (Pedro, min.82); Messi, Suárez y Neymar

  

REAL SOCIEDAD: Rulli; Carlos Martínez, Mikel, Iñigo Martínez, De la Bella; Markel Bergara, Granero (Elustondo, min.93), Pardo, Canales ('Chory' Castro, min.74), Xabi Prieto y Vela (Finnbogason, min.77).

 

GOLES:

   1 - 0, min.51, Neymar.

   2 - 0, min.85, Pedro.

  

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (C.Gallego). Amonestó a Mascherano (min.64) por parte del Barcelona. Y a Granero (min.26), De la Bella (min.27), Bergara (min.29), Rulli (min.62) y Rubén Pardo (min.76) en la Real.

  

ESTADIO: Camp Nou.

El FC Barcelona solventó un trabado encuentro (2-0) ante la Real Sociedad este sábado en el Camp Nou gracias a un primer tanto de Neymar y a otro tranquilizador de Pedro ya en el 86', tres puntos con los que el cuadro culé enfila la recta final de la Liga BBVA como líderes, y mantienen la buena racha antes de visitar Múnich este martes en búsqueda de la final de la Liga de Campeones.

  

Con dos jornadas por delante, si la huelga lo permite, el conjunto de Luis Enrique se mantiene en lo alto antes del sprint final. Ahora, el Barça afrontará la vuelta de las 'semis' ante el Bayern después del 3-0 de la ida. Después, si el fútbol español no cumple con su amenaza de paro, tocará el todo o nada en el Vicente Calderón. La prueba de fuego, si el Madrid no 'pincha', para suceder precisamente a los atléticos.

  

Tras el éxtasis que supuso la victoria ante el equipo de Pep Guardiola en la vuelta al Camp Nou del artífice del 'sextete', al Barça le costó ponerse el mono de trabajo ante una Real disciplinada. Con el 'tridente' arriba, pero con cambios en el centro --dando descanso a Rakitic e Iniesta-- y en defensa --con la entrada de Bartra--, el conjunto azulgrana funcionó a varias marchas menos que en los últimos partidos.

  

Sin excesivo ritmo y con un gran balance defensivo de los visitantes, el Barça se acercó con cuenta gotas a la meta rival. Tras las primeras tentativas de Messi y Neymar, los de Luis Enrique notaron la necesidad de dar más. Pasada la media hora, las ocasiones locales comenzaron a llegar con mayor asiduidad, aunque en su mayoría fueron desmarques imposibles o subidas 'made in' Piqué. Alves fue también de lo mejor, confirmando su buen momento.

  

La Real cumplió con creces en tareas defensivas. Sin encerrarse en exceso, ni tampoco cometer errores con el balón en su posesión. Sin embargo, apenas un par de tentativas de contra de Vela y Canales ofrecieron los de David Moyes en ataque. El técnico escocés apuntó en la previa que su equipo no saldría goleado del feudo culé y los suyos salieron sin duda concienciados.

  

Aun así, la estrategia donostiarra permitió al Barça poco a poco crecer en búsqueda del gol y lo que no lograron en 45 minutos, lo hicieron en seis después del descanso. Y es que ya la salida de la segunda mitad pilló a la Real no tan asentada. El conjunto culé apretó y, después de chocar una nueva vez con Rulli --a remate de Bartra en un córner--, Neymar remató a gol un centro de Messi mal despejado por Mikel.

  

A pesar del tanto, el Barça siguió sin brillar, con el peligro del resultado corto y la urgencia de sumar de tres en tres. Sin margen de error ante el acoso constante del Real Madrid, Luis Enrique buscó controlar más el encuentro y dio entrada a Iniesta y Busquets, poniendo atrás a Mascherano. Además, el entrenador argentino dio entrada a Pedro por un discreto Rafinha, con lo que la amenaza ofensiva de los locales aumentaba también.

  

La tranquilidad no llegó, sino todo lo contrario. El Barça jugó con cierto agobio el tramo final, al menos así lo sintió la afición del Camp Nou que no dudó en pedir más a los suyos. La tragedia de Anoeta en la ida sobrevoló por momentos, hasta que Pedro apareció para rematar de chilena en el área de un Rulli que esta vez no pudo parar al Barcelona. El cuadro culé enfila el tramo decisivo dependiendo de sí mismo.