Un seísmo destroza Haití y provoca la muerte de cientos de miles de personas

Destrucción. El terremoto, de una intensidad de 7,3 grados, sorprendió a la población de uno de los países más pobres del mundo de noche
Agencias

Miles de personas podrían haber muerto en el terremoto de 7,3 grados que sacudió en la noche del martes Haití, según afirmó ayer su presidente, René Préval, sin que por el momento haya un balance preciso de las consecuencias de este seísmo, el más grave en dos siglos. Sí se sabe, sin embargo, que fallecieron numerosos efectivos de la Misión de Estabilización de la ONU (Minustah) y el enviado de Naciones Unidas se encuentra desaparecido. El palacio presidencial y el Parlamento, son sólo alguno de los edificios que se han venido abajo en Puerto Príncipe.
“Tenemos que hacer una evaluación”, reconoció Préval en sus primeras declaraciones públicas realizadas al diario Miami Herald, calificando la escena en la capital de “inimaginable” y apuntando a que seguramente ha habido miles de muertos. Posteriormente, el primer ministro del país, Jean-Max Bellerive, señaló en declaraciones a la CNN que temía que el balance pueda estar “muy por encima de los 100.000 muertos”.
“El Parlamento se vino abajo, la oficina de Hacienda se vino abajo, las escuelas se derrumbaron, los hospitales también”, explicó Préval. Según dijo, “hay muchas escuelas que tienen a muchas personas muertas” y entre los atrapados bajo el Parlamento se encuentra, aunque con vida, el presidente del Senado, Kely Bastien. Quien sí se confirmó que falleció en el seísmo es el arzobispo de Puerto Príncipe, monseñor Serge Miot, cuyo cadáver apareció entre los restos del Arzobispado.

El presidente, que no se encontraba en el momento del seísmo en el palacio presidencial, que también ha quedado destruido, explicó que ha recorrido varios barrios de Puerto Príncipe y ha podido ver el alcance de los daños. “Todos los hospitales están llenos de gente, es una catástrofe”, lamentó.

Por su parte, la primera dama, Elisabeth Préval, también habló de “catástrofe” y subrayó que el hospital general se ha derrumbado. “Necesitamos apoyo, necesitamos ayuda, necesitamos ingenieros”, dijo.

Entre los edificios que resultaron afectados está el cuartel general de la ONU, que se vino abajo. Según reveló el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, gran parte del personal de la ONU en el país, incluido su representante especial, Hédi Annabi, están desaparecidos. Por su parte, el jefe de Operaciones de Paz de la ONU, Alain Le Roy, indicó que “hay cien miembros del personal desaparecidos y bajo los escombros”. “Algunas personas han sido rescatadas de debajo del edificio, pero son menos de diez”, precisó hace unas horas, aclarando que “algunos están muertos, otros están vivos”. En cuanto a las víctimas mortales, indicó que son “menos de cinco”.

El día que nunca debió de existir
Miles de personas se despertaron ayer en las calles de Puerto Príncipe, donde pasaron la noche tras el fuerte seísmo de 7 grados Richter que sacudió a Haití y causó destrucción y muerte en magnitudes aún no cuantificadas. “La noche del 12 al 13 de enero fue, sin duda, la noche más larga para los haitianos golpeados por un terrible terremoto que dejó enormes cantidades de víctimas”.