Un policía se atrinchera en un restaurante chino en Alcobendas y amenaza con matarse

Un policía se atrinchera en un restaurante de Alcobendas, en Madrid

Un policía nacional armado se ha atrincherado sin rehenes en un restaurante chino de Alcobendas con la amenaza de quitarse la vida.

El agente ha llegado a primera hora de esta tarde al restaurante Yin He, situado en el número 123 de la calle Marques de Valdavia, ha sacado su arma reglamentaria y ha amenazado con suicidarse allí mismo.

Entonces, los dueños han llamado a la Policía y tanto los comensales como los trabajadores del local han salido a la calle. Hasta el lugar se han acercado dos negociadores y dos psicólogos de la Policía Nacional y miembros de los GEO. También una ambulancia del Summa en modo preventivo.

Los hechos han ocurrido entre las 14.30 horas a 15.30 horas cuando el policía atrincherado estaba comiendo solo y de forma tranquila en el restaurante y, al entrar otros agentes, ha sacado su pistola, según comentan el propietario y un empleado del lugar.

Por su parte, el edil de Seguridad de Alcobendas, Luis Miguel Torres, ha confirmado que se han producido tres disparos en el interior del establecimiento pero que no hay ni heridos ni rehenes por parte del agente.

Ha explicado también que se ha acordonado la zona y que se trata de que el perímetro de seguridad sea lo más amplio posible para evitar riesgo, aunque la situación es "controlada". El edil ha señalado que al principio ha habido una "situación con rehenes", en referencia a los trabajadores, y que luego se ha quedado solo en el interior del local.

Mientras, fuentes policiales han detallado que el agente se muestra "poco comunicativo" con los negociadores desplazados a la zona. Se trata de un inspector de 45 o 46 años destinado en la división de la Formación y Perfeccionamiento de la Policía Nacional y no consta que tenga problemas mentales ni de adicciones.

Al parecer y según las mismas fuentes, un problema "personal" sería lo que ha motivado su comportamiento y entre sus compañeros ha causado "gran sorpresa" el incidente.