Un pleno muy movido

El Ayuntamiento de Candeleda celebró en la tarde de ayer, jueves 27 de diciembre, un pleno ordinario en el que se aprobaron los presupuestos del consistorio con los votos en contra de los socialistas y del concejal independiente de la corporación. Pero el punto más polémico fue la lectura de una reunión vecinal contra la privatización del servicio del agua de la localidad, que terminó con el desalojo por parte de las autoridades de varios vecinos por sacar pancartas y gritar durante la intervención del Alcalde de la localidad

Puntuales cuando el reloj del ayuntamiento daba las siete de la tarde el Alcalde-presidente de Candeleda, José María Monforte, empezaba dando la bienvenida y felicitando las pascuas a toda la corporación y al público asistente y numeroso que llenaba el salón de consistorio con más de cien personas. 

 

La sesión comenzó con la lectura y aprobación de las actas de los dos plenos anteriores, uno ordinario y otro extraordinario.

 

Al pasar al segundo se produjo un pequeño rifirrafe entre Miguel Hernández, portavoz del grupo socialista, y el alcalde Jose Maria Monforte, motivado por la moción presentada por el grupo socialista para que no se modifique el crédito existente, ya que incumple la Ley de Haciendas Locales, presentada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

 

Monforte afirmó que él era la máxima autoridad en el pleno, y que el punto se debatiría si el lo estimaba oportuno. Dicha moción también fue apoyada por Jose Antonio Pérez Suarez, del grupo independiente. El portavoz del grupo popular Rodrigo Muñoz Pulido alego en su intervención que no ha lugar dicha moción porque lo que hace es torpedear las inversiones del ayuntamiento y por consiguiente dar trabajo, la misma fue desestimada por la mayoría de votos del grupo popular.

 

Durante las intervenciones el público abucheó al alcalde presidente y al portavoz del grupo popular, mientras que al portavoz del grupo socialista le aplaudían en sus intervenciones, hasta que el alcalde los llamó al orden al público.

 

El punto más importante del orden del día eran los presupuestos del ayuntamiento. En el momento de las intervenciones el portavoz independiente, José Antonio Pérez Suarez, explicó con varios ejemplos que, según su criterio, la partida de ingresos estaba inflada, por lo que votaría en contra, aunque tendió la mano al equipo de gobierno, para consensuarlos entre todos, siendo más solidarios y reales.

 

El portavoz del grupo socialista, Miguel Hernández Alcojor,  tildó al equipo de gobierno de no saber hacer su gestión ya que el 90% de las partidas son idénticas a las del año anterior por lo que se deduce que no hicieron nada en este último ejercicio. Además, los calificó de insolidarios puesto que quieren hacer a personal fijo en el ayuntamiento y en estos tiempos que corren de tanta necesidad lo suyo es no hacerlo y repartir el trabajo. Concluyendo su intervención afirmando que basta de privatizar servicios que el ayuntamiento es capaz de gestionar y que retiren los presupuestos para hacer otros consensuados por todos.

 

El portavoz del grupo popular Rodrigo Muñoz Pulido  comienzó su intervención citando que no los retirara porque la oposición no ha hecho ninguna propuesta ni alegaciones,  con respecto al personal dice que es aplicar la ley y que en el tiempo que llevan de la presente legislatura no han echado a ningún trabajador.

 

En el turno de réplica el portavoz independiente mantiene lo anterior con más cifras y ejemplos, como también lo hace el portavoz socialista que en su nueva intervención explicó uno por uno a las personas despedidas ya que el ayuntamiento ha perdido juicios y ha indemnizado por más de 50.000 euros.

 

Los presupuestos fueron aprobados con los votos a favor del grupo popular y en contra del grupo socialista e independiente.

 

Una vez terminado el turno de ruegos y preguntas varias. El alcalde-presidente,  Jose Maria Monforte, tuvo que leer el acta de la sesión de la plataforma contra la especulación urbanística y medio ambiental de Candeleda contra la privatización de la gestión del agua en Candeleda,  en ese momento parte del público saco pancartas que decían “el agua no se vende se defiende” y corearon durante unos minutos en el salón de plenos del consistorio candeledano, hasta que fueron desalojados por orden del primer edil.