Un pariente lejano del pato, aclamado como el ancestro del mayor pájaro de la historia

 ‘Dromornis Murrayi’

Un pariente lejano recién descubierto del pato acaba de ser aclamado como antepasado del ave más grande que el mundo ha conocido, por un grupo de paleontólogos australianos.

Dicen que Dromornis Murrayi, que con 250 kilos fue originalmente el 'pequeñín' de la antigua familia 'Mihirung' de aves gigantes dromornis, eventualmente se convirtió en el ave más grande del mundo, D. stirtoni, antes de extinguirse.

"Vivió a finales del Oligoceno-Mioceno temprano, y fue el primer miembro del linaje de las especies dromornis," dice Trevor Worthy, de la Universidad de Flinders en Australia del Sur, que dirigió el estudio.

"Originalmente, era el más pequeño, con sus 250 kilos, pero hace ocho millones de años se había convertido en D. stirtoni, que promedió la friolera de 450 kilos - con algunos ejemplares que llegaron a 650 kilos - las aves más grandes que el mundo ha conocido". Los resultados han sido publicados en 'Journal of Vertebrate Paleontology'.

"Mihirungs eran aves no voladoras gigantes que sólo se encuentran en Australia y sólo se conocen a partir de fósiles," dijo Worthy. "El mayor tenía dos metros de altura en su parte posterior y habría alcanzado más de tres metros hasta la cabeza".

"Ellos sobrevivieron hasta el período Pleistoceno, cuando Genyornis Newtoni, la última especie, se extinguió, probablemente hace aproximadamente 50.000 años."

Siete especies en cuatro géneros de estas aves habían sido reconocidas hasta 1979. Ahora, unos 37 años más tarde, la cifra ha sido elevada a ocho por la clasificación de dromornis murrayi.

"Los muy grandes y distintivos huesos de este pájaro gigante son bastante comunes en los depósitos fósiles de Riversleigh, y son fácilmente descubiertos por los científicos y los visitantes del sitio," dijo la profesora Suzanne Hand, de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Los autores del estudio sacaron sus conclusiones después de examinar los huesos del cráneo, un esternón y los huesos de la pata y la pezuña. "Incluso tuvimos algunos huesos muy pequeños del ala, que muestran que este gigantesco pájaro ya había perdido las alas hace 26 millones de años", dijo Worthy.