Un Nadal sin fisuras se mete en octavos del US Open

Nadal, en el US Open de tenis.

El tenista español venció al ruso Andrey Kuznetsov (6-1, 6-4, 6-2) en un partido muy sólido.

El tenista español Rafa Nadal vuela en Nueva York y se encuentra ya en octavos de final del US Open, cuarto y último 'grande' de la temporada en el que doblegó (6-1, 6-4, 6-2) en tercera ronda al ruso Andrey Kuznetsov, con una actuación sólida y con lujos que le cita ahora con el francés Lucas Pouille, verdugo de Roberto Bautista.

 

El campeón en 2010 y 2013 levantó a la Arthur Ashe con un magistral punto de casi despedida. Un intercambio en el que practicó el golpe entre las piernas conocido como 'willy' para salvar un globo en contra. Nadal saltó apretando el puño y jadeando a un pueblo neoyorquino que quiere recuperar a uno de sus héroes.

 

El de Manacor alcanzó la segunda semana del US Open por primera vez en tres años con una tercera victoria sin fisura. La lesión de muñeca no da guerra a un Nadal que mantiene la chispa y el tenis que demostró el mes pasado en los Juegos Olímpicos. Ante Kuznetsov volvió a no ceder un set, con el único pero del bajón con su saque en el segundo parcial.

 

El ganador de 14 'Grand Slams' disfruta este año por primera vez en la máxima categoría del circuito después de la temprana eliminación de Australia, la retirada en Roland Garros y la no comparecencia en Wimbledon. Nadal retoma en Nueva York el resurgir que frenó la lesión de muñeca en París con un tenis agresivo que intimida al otro lado de la pista.

 

Kuznetsov lo sufrió desde el principio cometiendo muchos errores no forzados y el balear no dudó en arrollar en el primer set con dos 'breaks'. En el segundo parcial Nadal perdió el tacto con su saque, aunque siempre por delante en el marcador. Cedió su servicio en dos ocasiones cuando ya había roto a su rival, hasta que dio el golpe definitivo en el noveno juego.

 

Ya en el tercer set el huracán Nadal volvió a azotar y bombardear en la pista central de Flushing Meadows. Nadal enseña los dientes, en todos los sentidos, como una 'amenaza' que también sonríe de nuevo. El balear tendrá enfrente ahora a un pujante Pouille que sorprendió en cinco sets (3-6, 7-5, 2-6, 7-5, 6-1) a Bautista.

 

El castellonense vio frenada su apuesta en un igualado encuentro que no supo sentenciar. Después de ponerse 2-1 arriba, Bautista sufrió un duro golpe en el cuarto set, cuando el francés rompió en el duodécimo juego para forzar la quinta manga. Un revés que no supo encajar el castellonense, fuera de partido hasta su derrota.