Un joven obligaba su prima de 12 años a hacerle felaciones incluso con su abuela en casa

La Fiscalía pide 26 años de cárcel por dos delitos de agresión sexual y otro continuado de abusos sexuales, además de una indemnización de 12.000 euros por los daños morales.

 

EL ACUSADO NIEGA QUE TUVIERA RELACIÓN CON SU PRIMA

  

Sin embargo, el acusado ha negado los hechos, tanto los tocamientos, como las penetraciones o que le obligara a hacerle una felación. "Nunca", ha sentenciado. También ha dicho que no tenía relación alguna con la menor, "ni buena ni mala. No nos hablábamos", ha apostillado.

  

Además, el joven ha negado que la menor fuera a comer a su casa en 2009, sino que empezó a ir en 2011. También ha asegurado que no coincidían en la vivienda por horarios. "No nos veíamos, como mucho nos cruzábamos", ha matizado.

El acusado de agredir sexualmente a su prima de doce años ha negado los hechos y que tuviera relación alguna con ella que, por su parte, ha asegurado que el joven la hizo tocamientos en numerosas ocasiones, la violó dos veces e intentó repetir esos "acosos" durante un año más.

  

Así lo han indicado este lunes en el juicio la víctima y el supuesto agresor, para el que la Fiscalía pide 26 años de cárcel por dos delitos de agresión sexual y otro continuado de abusos sexuales, además de una indemnización de 12.000 euros por los daños morales.

  

En la sesión, celebrada en la Audiencia de Cantabria, la menor -que ahora tiene 17 años- ha relatado que no tenía ni el más "mínimo" trato con su primo, pero en mayo de 2009, y "de un día para otro", empezó a mostrarse cariñoso y a tener contacto con ella. Así, un día ese verano, cuando la chica estaba en el sofá en casa del joven, que vivía con la familia y a donde ella solía ir a comer, él empezó a tocarla y, aunque ella intentó impedírselo, apartándose o empujándole, no podía porque él tenía "más fuerza".

  

En una ocasión, según ha indicado, llegaron a forcejear, pero él la agarró por los brazos, la llevó a la habitación, la tiró sobre la cama y la penetró por detrás, ya que aunque nunca había tenido relaciones sexuales sintió como le "introducían algo" y, también, "fuertes dolores vaginales".

  

Estos hechos se repitieron en otra ocasión, en la que según ha indicado él la volvió a sujetar fuerte las muñecas, la empujó y llevó al cuarto, y después de obligarla a que le hiciera una felación la volvió a penetrar vaginalmente.

  

Tras apuntar que al penetrarla ella gritaba o chillaba y que la abuela (que estaba en la cocina y que tenía dificultades para andar) preguntaba qué pasaba, ha asegurado que el chico la tapaba la boca y contestaba que no pasaba "nada", que estaban "jugando".

  

Además, la menor, que a los tres o cuatro meses volvió a casa de su abuela a comer, ha afirmado que "cada vez" que iba su primo intentaba volver a tocarla y agredirla, y "se repetían los acosos", situación que se prolongó a lo largo de un año, hasta junio de 2010, según ha aseverado.

  

La chica ha indicado que en una ocasión empujó al joven y se fue del domicilio familiar, y al día siguiente se lo contó a su primo, el hermano del acusado. En concreto, le dijo que le había hecho tocamientos y que en dos veces se había "sobrepasado".

  

También le manifestó que no tenía intención de denunciar lo ocurrido, porque quería y "admiraba" mucho a su familia y no deseaba perderla o que hubiera rupturas. Pero un día, en septiembre de 2011, la menor, en el transcurso de una fuerte discusión con su madre, le contó lo que le había ocurrido. La mujer trató de tranquilizar a su hija y habló también con su hermana y madre del acusado y con este último, y optó por que la menor no denunciara lo sucedido hasta que estuviera "preparada".

  

En diciembre de 2012, la víctima decidió denunciar los hechos porque, según ha explicado, no le parecía "normal" la actitud de su familia, ya que "lo sabían todos" y estaban "felices", como si no hubiera ocurrido nada, pese a lo "mal" que estaba ella. En este sentido, ha lamentado que no recibiera una "mínima" muestra de apoyo o arrepentimiento. "Si piden perdón, esto no pasa", ha apostillado, en alusión a la denuncia.