Un herido con dos cornadas en el segundo y vertiginoso encierro de San Fermín

Imagen del segundo encierro de San Fermín 2015

Un corredor ha sufrido dos cornadas en el segundo encierro de Sanfermines, ya en la plaza; ha tenido que ir al quirófano, pero está estable. 
 

Un corredor ha sufrido este miércoles dos cornadas en el segundo encierro de los Sanfermines. La cogida se ha producido en la plaza de toros y el mozo ha pasado a quirófano, pero está estable según la enfermería de la plaza, ha informado la Oficina Internacional de Prensa en su cuenta de Twitter. Además de este herido, otro corredor ha sido trasladado al Complejo Hospitalario de Navarra con un traumatismo facial aunque su estado también era estable.

 

Los toros de la ganadería del Tajo y la Reina han debutado este miércoles en los encierros de San Fermín con una carrera vertiginosa y limpia en la que la manada ha cubierto el trayecto muy agrupada y sin embestir a los mozos. Los seis astados han realizado el segundo encierro de fiestas en 2 minutos y 12 segundos, uno de los tiempos más veloces de las últimas décadas. Además, según las primeras informaciones, no se habían producido heridos por asta y se ha producido un traslado hospitalario por un traumatismo facial.

 

Los toros han salido de los corrales de Santo Domingo a las 8 en punto de la mañana para enfilar la carrera siguiendo a los cabestros, que se han colocado en la cabeza de la manada durante gran parte de la cuesta de Santo Domingo. Mediado este tramo, un toro negro ha comenzado a tomar la cabeza por la derecha de la manada hasta llegar liderando la manada a la plaza del Ayuntamiento, pero sin provocar problemas para los mozos.

 

A la entrada de la calle Mercaderes, un corredor ha pasado apuros para quitarse de las astas del toro negro, pero no se han vivido más situaciones de riesgo. Los astados, muy nobles, no embestían y no miraban a los mozos. Así han llegado a la curva de Mercaderes, donde se han producido algunas caídas, y la manada ha comenzado agrupada a enfilar la calle Estafeta, con un toro castaño que ha quedado descolgado apenas unos metros.

 

Con fuerte ritmo en la carrera, los cabestros se han quedado en cabeza del grupo, lo que ha dificultado que los mozos pudieran situarse delante de las astas de los toros. Esto ha hecho que los corredores se tuvieran que conformar con buscar a los toros por los laterales de la manada y no les ha permitido lucirse.

 

En la bajada al callejón y en el propio callejón se ha vuelto a producir alguna caída y finalmente los seis toros han entrado a los chiqueros de la plaza de toros sin provocar situaciones de riesgo. Los seis astados serán lidiados este miércoles por los diestros Diego Urdiales, Morenito de Aranda y Jiménez Fortes en la plaza de toros a partir de las 18.30 horas.

Noticias relacionadas