Un ganadero de Vadillo de la Sierra pierde más de 100 ovejas por ataque de lobo en lo que va de año

ARCHIVO.

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila denuncia un nuevo ataque de lobos en la zona de Villatoro. En esta ocasión, los lobos han acabado con seis ovejas y una cabra en una de las explotaciones ganaderas más castigadas por los cánidos en toda la provincia, ya que este año ha perdido por ataques de estos animales salvajes más de un centenar de animales.

ASAJA exige a la Junta de Castilla y León que proteja a los ganaderos, con la puesta en marcha inmediata de medidas preventivas y control poblacional, y que abone con urgencia las indemnizaciones pertinentes. 

 

Hace siete años, el ganadero afectado, Julio de la Losa Blázquez contaba con un rebaño de 2.000 ovejas –aunque ha llegado a tener 3.000-, y en la actualidad cuenta con alrededor de 400, pese a que además ha comprado unas 500 cabezas más en el último lustro. 

 

De la Losa asegura que la situación que padece es insostenible, ya que los lobos atacan continuamente a su rebaño, que año a año va menguando sin que se le compensen los daños. Así, este ganadero trashumante manifiesta su desesperación por la inacción de la Administración, las trabas burocráticas para dar parte por los ataques, la tardanza en cobrar las indemnizaciones y la dificultad de que se achaquen oficialmente las muertes y desapariciones a los lobos, lo que fomenta que muchos ganaderos desistan de informar a la Junta y de tramitar los siniestros. 

 

En cuanto a la propuesta del consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, de suscribir un seguro para dar cobertura a ataques de lobo al ganado, Julio de la Losa ha recordado el fracaso que tuvo hace años esta propuesta y ha alertado de que las compañías aseguradoras buscarán su propio beneficio y no compensarán al ganadero afectado, que seguirá haciendo frente a los costes que genera el lobo.  

 

ASAJA de Ávila reitera que el lobo es patrimonio de todos y, por tanto, es la Junta de Castilla y León la que debe responsabilizarse del pago de los daños que esta especie ocasiona. De nuevo, la organización profesional agraria recuerda a los ganaderos la importancia de tramitar la reclamación por responsabilidad patrimonial. Para ello, cuentan con el asesoramiento de los servicios técnicos de ASAJA.