Un funcionario de Prisiones y un Guardia Civil, entre los 63 detenidos de una red que robó grandes cantidades de droga

Droga incautada en la operaicón 'Juse'
El funcionario introducía teléfonos y droga a los familiares presos del grupo y el guardia civil daba seguridad en el traslado de droga


MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Un funcionario de Prisiones y un Guardia Civil se encuentran entre los 63 detenidos en una operación conjunta de la Policía y el Instituto Armado contra un grupo criminal que robaba grandes cantidades de droga cuyo valor asciende a 3,5 millones de euros. A esta organización se le imputan numerosos delitos, entre ellos, los de homicidio, secuestro, agresión sexual, contra la salud pública, robos con violencia e intimidación, cohecho, estafas bancarias y blanqueo de capitales.

Según ha informado Interior a través de un comunicado los elevados beneficios que obtenían con esta actividad les permitían mantener a las familias de los miembros del grupo que se encontraban ingresados en prisión. La red contaba con el apoyo del funcionario de Prisiones para introducir teléfonos y droga a los presos y de un guardia civil para dar seguridad en el traslado de hachís y cocaína.

En el marco de la operación 'Juse', coordinada por el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), se han recuperado objetos sustraídos cuyo valor se aproxima a los 260.000 euros. Además, se dedicaban al tráfico de cocaína, marihuana, hachís y sus derivados.

También se han intervenido 16.000 euros en metálico, 720 euros falsos, once armas de fuego (una carabina, ocho pistolas, dos revólveres y abundante munición), trece vehículos (siete turismos, cinco furgonetas y un camión), diez embarcaciones (cinco neumáticas semirrígidas y otras cinco con casco de fibra) y tres motos acuáticas, además de numerosos teléfonos móviles y los útiles usados para falsificar documentos de identidad y matrículas.

AGRESIÓN SEXUAL

Tras tener conocimiento del secuestro y agresión sexual a una persona cometida con arma de fuego en la comarca alicantina de la Vega Baja, se llevaron a cabo una serie de investigaciones que permitieron identificar a los autores como integrantes de un grupo organizado.

A través del CICO se detectaron varias coincidencias de los investigados, lo que propició la coordinación conjunta de los diferentes Cuerpos y unidades, dándose inicio a la operación. Durante la investigación, se averiguó que la red había robado cinco toneladas de hachís a una banda francesa, droga de la que se ha podido decomisar 500 kilos.

La organización también planeaba robar 1.800 kilos de droga cuyo destino era Croacia y, gracias al intercambio de información con la Policía de ese país, fue posible la detención de dos conocidos traficantes. Los destinos de la droga, además de Croacia y la zona de los Balcanes, eran Bélgica, Italia, Francia y Reino Unido.

Por otro lado, la red compraba hachís en Marruecos con destino a España y se asociaba con otros traficantes para unificar los envíos. De esta manera, con una inversión mínima y aprovechando estos viajes compartidos, las mafias dedicadas a la introducción de droga en la península minimizaban costes.

El grupo ahora desarticulado controlaba así el movimiento de grandes volúmenes de droga a alijar y, una vez en España, se hacían con su droga y además robaban la de los otros narcotraficantes.

VARIOS HERIDOS EN TIROTEOS EN ANDALUCÍA

Los principales miembros de la organización utilizaban habitualmente documentos de identidad falsificados para evitar ser detenidos por alguna de las órdenes de búsqueda y captura que pesaban sobre ellos de diferentes juzgados españoles.

A algunos de los implicados se les vincula a varios tiroteos ocurridos en Andalucía, en los que resultaron heridas varias personas por disparos con armas de fuego. De los delitos de robo con violencia e intimidación descubiertos, destacan por su violencia los perpetrados en las provincias de Cuenca, Ciudad Real, Valladolid y Murcia.

83 PERSONAS IMPLICADAS

En la operación hay un total de 83 personas implicadas: seis requisitoriados judiciales, catorce imputadas y 63 detenidas. La red estaba dividida en grupos diferenciados, y el principal estaba compuesto por ocho personas de nacionalidad marroquí y argelina que residían tanto en ambos países como en España y Francia.

Esas personas se asociaban para los "golpes" importantes y venganzas, facilitando infraestructura para los "golpes menores" que dejaban al grupo de apoyo. La estructura también contaba con grupos de depósito, transporte y distribución de droga, de falsificación de documentos, de robo, de estafas bancarias y de colaboradores.

Las investigaciones, tuteladas por el Juzgado de Instrucción número tres de los de Denia, las han llevado a cabo conjuntamente miembros del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y el Grupo 2º de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado del Cuerpo Nacional de Policía de Alicante.