Un 'flashmob' dará a conocer los síntomas del párkinson en Ávila, Burgos y Valladolid

En Ávila será el día 11 en la Plaza de Santa Teresa, a las 12.00 horas. Para la creación de la coreografía, la música y la organización de los flashmob, la FEP ha contado con el apoyo y asesoramiento de Danza-T, red de trabajadores de la danza, la compañía El Saco Roto, la Asociación O'Mandála Samba y el Conservatorio Superior de Música y Danza María de Ávila.

Las asociaciones de párkinson han convocado flashmob en Valladolid, Ávila y Burgos, además de en otras ciudades, que se desarrollarán los días 10, 11 y 12 de abril con el fin de dar a conocer algunos de los síntomas de la enfermedad y los beneficios que proporciona la música para las personas que la padecen.

 

La enfermedad de párkinson es un trastorno neurológico crónico, neurodegenerativo e invalidante, que afecta a más de 150.000 personas en España; de las cuales, menos del 15 por ciento son socias de alguna asociación.

 

A pesar de ser la segunda enfermedad neurodegenerativa en prevalencia, es una enfermedad muy desconocida y está muy estigmatizada, lo que genera muchos problemas para las personas afectadas y sus familias y hace que corran el riesgo de aislarse socialmente, han informado a Europa Press fuentes de la Federación Española de Párkinson (FEP).

 

Para luchar contra este desconocimiento, la Federación y las asociaciones federadas pondrán en marcha la campaña de sensibilización '#Siquieresbailamos. La música nos pone ON', en la que darán a conocer la enfermedad y los beneficios de la música.

 

Con la campaña se quiere poner el acento en dos de los síntomas que más afectan a las personas con párkinson como la rigidez y la lentitud de movimientos (bradicinesia) y los beneficios que la música les aporta, ya que ésta, junto con el baile, les ayuda a superar algunas de las barreras que se les presentan en su día a día a consecuencia de la enfermedad y favorece la motricidad.

 

Para el desarrollo de la campaña, la FEP ha contado con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, Bankia, Fundación Montemadrid, Boston Scientific, UCB Pharma y Fundación ONCE.

 

MÁS DE 40 FLASHMOB

 

Así, las asociaciones de párkinson de toda España han convocado más de 40 flashmob que llevarán a cabo durante todo el mes de abril. Para su desarrollo y organización, han contado con la colaboración y asesoramiento de grupos y asociaciones de baile, institutos de secundaria y agrupaciones de batucada de sus ciudades.

 

Concretamente, en Valladolid será el 10 de abril en la Plaza de Zorrilla (esquina con calle Santiago), mientras que en Ávila será el día 11 en la Plaza de Santa Teresa (12.00 horas) y en Burgos el 12 de abril en el Restaurante Espacio EVO (Paseo Sierra de Atapuerca a las 17.00 horas).

 

Para la creación de la coreografía, la música y la organización de los flashmob, la FEP ha contado con el apoyo y asesoramiento de Danza-T, red de trabajadores de la danza, la compañía El Saco Roto, la Asociación O'Mandála Samba y el Conservatorio Superior de Música y Danza María de Ávila.

 

La FEP ha elaborado también un vídeo para la campaña que muestra cómo afectan algunos de los síntomas motores en una situación cotidiana y cómo salir de ellos a través de la música.

 

FASES "ON" Y "OFF" DE LA MÚSICA

 

La FEP ha explicado que en la enfermedad de Parkinson intervienen un amplio abanico de síntomas, tanto motores (como la rigidez o la lentitud de movimientos) como no motores (como la depresión, la apatía o la lentitud de pensamiento).

 

Otra de las características de la enfermedad son las fluctuaciones motoras, se denomina fase 'ON' al momento en que la persona afectada tiene un mejor control de los síntomas y puede realizar sus actividades de la vida diaria. Al contrario, en la fase 'OFF' es el momento del día en el que reaparecen los síntomas.

 

La música y el baile benefician a las personas con párkinson porque les ayuda a ejercitar las capacidades motrices como la coordinación, fuerza o el equilibrio, a salir de los 'bloqueos' o fases OFF; y además facilita la expresión corporal.

 

Por otro lado, mejora las capacidades emocionales, porque crea estímulos que influyen directamente en el estado de ánimo, disminuye la ansiedad y provoca sensaciones de placer y bienestar. Por último, desarrolla las capacidades cognitivas como la memoria, el aprendizaje o la atención.