Un Fito fiel a su público y un Knopfler fiel a sí mismo coronaron la décima edición de Músicos en la Naturaleza

Décima edición de Músicos en la Naturaleza. Fotografía Antonio S. Sánchez.

Por Javier Castellanos, cofundador de El Rincón del Vago

En Hoyos del Espino se vivieron dos conciertos. El primero fue de la que hoy por hoy posiblemente sea la mejor banda española que uno pueda ver.  Fito y fitipaldis combinaron de manera magistral temas de siempre y canciones de su último disco para meterse en el bolsillo a un público entregado con un montaje de video y luces sublime y unos  arreglos y solos dignos de los mejores directos de bandas rockeras.

 

El listón estaba tan alto que todos pensaban que un Mark Knopfler a sus 65 años y tocando temas más tranquilos iba a desentonar después del subidon de fito. Pues nada más lejos de la realidad:

 

Knopfler sacó oro de sus temas y mejoró con creces el comienzo de su gira tracker tour ( este qe les escribe vio los dos conciertos de Londres en mayo ).

 

 Este concierto pilla a la banda a media gira, ya más rodada y eso se notó en todo: un romeo and juliet redondo, un speedway to nazareth y un telegraph road auténticas piezas de arte. Además la incorporación de your latest trick al setlist le aporta mucho a esta parte de la gira.

 

En resumen: un fito que ofrece lo que esperas con un gran despliegue técnico y musical y un Knopfler que en su setlist fue de menos a más y tocó como los fans esperaban de una leyenda que sigue en forma.