Un Federer magistral tumba a Murray y repite final de Wimbledon

Roger Federer

El tenista suizo Roger Federer volvió a firmar un recital para plantarse en su décima final del torneo de Wimbledon, en esta ocasión ante el ídolo local, el británico Andy Murray, en tres sets (7-5, 7-5, 6-4) y sin apenas error, con lo que se medirá con el serbio Novak Djokovic en la gran final del tercer 'grande' de la temporada'.

Sigue como en casa el heptacampeón en el All England Tennis Club. El de Basilea, que en cuartos de final ante Gilles Simon perdió su saque por primera vez en el torneo, volvió a rayar la perfección con un juego eficaz y sólido que empequeñeció a todo un número tres del mundo. No parece tener fin el hambre de una leyenda enterrada por muchos en 2013.

El año pasado resurgió con esplendor, batallando incluso con 'Nole' el trono mundial hasta la mismísima Copa de Maestros. Ahora, precisamente ante el de Belgrado en la reedición de la pelea de 2014, está a un partido de cortar la sequía en el 'Grand Slam', desde 2012 en la hierba londinense cuando sumó su 17º. Contra uno de los mejores restadores del circuito, Federer se guardó una actuación para enmarcar.

El suizo tomó las riendas de la semifinales en un primer set parejo y de mucho nivel. El número dos del mundo comenzó cediendo una bola de 'break', sería la única del partido y sólo la cuarta en seis partidos. Al resto, en el duodécimo juego, Federer puso el 1-0. Después, ninguno torció el gesto y el intercambio de golpes no paró en el segundo parcial.

Un agónico décimo juego levantó a la Central por su ídolo y ganador en 2013, pero el suizo siguió a lo suyos. Cinco bolas de set salvó Murray sacando con 4-5 en contra. El escocés se aferró a la hierba londinense y a su saque, pero Federer volvió a la carga. Las ocasiones perdidas no le pasaron factura.

El de Basilea cerró su saque en blanco y a continuación, a la sexta, tumbó a Murray para poner el 2-0. El tenista británico comenzó a tirar la toalla y obligado por Federer terminó hincando la rodilla con otro decisivo 'break' en el último juego de semifinales (6-4). La leyenda suiza tiene ante sí la revancha del año pasado, de nuevo cara a cara los dos mejores tenistas del momento.