Un ex alumno de la UCAV, premiado por el Colegio Nacional de Ingenieros de Montes

Tomás Santamaría, Vicerrector de Postgrado y Doctorado de la UCAV, Dionisio Grande, Premiado, y Fernando Herráez, Doctor Ingeniero de Montes.

Dionisio Grande, Ingeniero de Montes y Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad Católica de Ávila (UCAV), ha sido galardonado con el premio al mejor proyecto fin de carrera con carácter emprendedor del curso 2013/2014 por parte del Colegio y Asociación de Ingenieros de Montes.

Un Proyecto Fin de Carrera con el que además obtenía una calificación de Matricula de Honor en su defensa, y que lleva por título “Estudio sobre la capacidad de adopción, cría e instrucción de perdigones procedentes de granja por parte de machos silvestres de perdiz roja (Alectoris rufa)”.

 

En concreto, el trabajo propone una metodología novedosa de repoblación de perdices en nuestro país y una apuesta por la conservación medioambiental y el respeto a la naturaleza, a lo que se le añade un plan de negocio del mismo. En la actualidad, está siendo aplicado en un coto del municipio toledano de Bargas.

 

El proyecto ha estado dirigido por Fernando Herráez, Doctor Ingeniero de Montes, y pretende dar respuesta a la situación crítica de esta especie animal. Durante el proceso de investigación se capturaron machos de perdiz silvestre en el periodo posterior a la separación de los machos de sus grupos familiares de hembras y perdigones. Tras la captura de los ejemplares, éstos fueron introducidos en diferentes "núcleos de adopción" o recintos, situados cercanos a las zonas de captura, en los que tras un periodo de aclimatación, se les aportaron perdigones procedentes de granja con una edad menor de dos semanas, consiguiéndose un 100% de adopción y cría de los mismos, después de algo menos de dos meses, éstos fueron liberados junto con sus "padres adoptivos", obteniéndose una tasa de supervivencia durante este periodo del 95%.

 

Tras su liberación, se ha podido comprobar, gracias al marcaje con marcas alares, que los ejemplares han mantenido los grupos familiares creados, presentando un comportamiento indiferenciable de sus congéneres silvestres. Y una vez trascurridos más de dos meses desde su liberación se han podido capturar y analizar diversos ejemplares los cuales nos han proporcionado unas tasas de supervivencia desconocidas hasta el momento en comparación a las repoblaciones convencionales.

 

Pudiéndose concluir que los machos silvestres no sólo han adoptado y criado a los perdigones durante su estancia en cautividad, sino que tras su suelta los han seguido instruyendo, guiando y protegiendo, por lo que todo ello provoca un nuevo horizonte para "La Reina" de los campos Españoles.