Un ecógrafo 4D detecta hasta el 90% de las malformaciones del feto

Ecografía

El nuevo ecógrafo con tecnología definitiva que llega a España y adelante el diagnóstico en cinco semanas. 

El ecógrafo 'GE Voluson E10' posee una tecnología de última generación en ecografías 3D y 4D que facilitan un diagnóstico prenatal desde la décima semana del embarazo y consigue detectar, aproximadamente, hasta el 90 por ciento de las malformaciones relacionadas con la morfología del bebé.

 

Este tipo de ecografías aporta gran valor estratégico en el seguimiento de los embarazos de alto riesgo por su resolución, nitidez y precisión, según el director médico de Gineco, Jaime de Lorenzo, cuyo centro en Madrid ha adquirido este nuevo dispositivo.

 

Este aparato permite evaluar el sistema vascular, las estructuras cerebrales y la columna vertebral desde la novena o décima semana del embarazo, lo que conlleva a adelantar en cinco semanas el diagnóstico de una posible malformación para poder elegir el tratamiento adecuado.

 

Además, el centro ecográfico también ha equipado al nuevo ecógrafo con una sonda electrónica que ofrece una mayor calidad y profundidad de imagen.    

 

La tecnología de este equipo ofrece imágenes en 2D, 3D y 4D en muy alta definición con tecnología '4D HD Live' o 5D que permite la visualización de estructuras anatómicas. Aporta un gran beneficio durante el primer trimestre porque evalúa y diagnostica la anatomía de la superficie placentaria y el desarrollo de la estructura cerebral del bebé.

 

Este tipo de ecografías están compuestas por imágenes tridimensionales en movimiento con una renderización de alta resolución que posibilita la visualización de los órganos internos del feto.    

 

Gracias al software de tratamiento de imagen, la ecografía se fundamenta en el realismo dando lugar a lo que se ha llamado 'ecografía emocional'.

 

La ecografía '4D HD Live' es capaz de detectar malformaciones desde la novena semana, permite un amplio estudio del sistema vascular gracias a sus imágenes bidimensionales, ofrece un color más nítido y natural y es un complemento de gran precisión a la ecografía rutinaria, sobre todo en embarazos de riesgo.

 

Por su parte, la sonda electrónica implantada en el ecógrafo permite un visionado en alta resolución y profundidad porque el movimiento que ofrece su dirección electrónica cuenta con más de 8.000 elementos flexibles de imagen, niveles de volumen ultra rápido y calidad de imagen excelente.