Un controlador de Salvamento de Fisterra dice que el capitán no colaboró y que su actitud fue "muy negativa"

Ratifica que la orden de las autoridades españolas era "separarlo" de la costa


LA CORUÑA, 15 (EUROPA PRESS)

Un excontrolador del Centro de Salvamento Marítimo de Fisterra, Luis Rodríguez Fungairiño, ha calificado de "muy negativa" la actitud del capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras, y ha dicho que "no colaboró" cuando le transmitió la orden de las autoridades españolas de dar remolque al barco.

En su declaración en el juicio que se celebra por el siniestro, ha ratificado también que el 14 de noviembre de 2002, ya con el remolque el firme, la orden de las autoridades españolas seguía siendo "separarlo de la costa".

Este controlador, ya jubilado y que atendió la llamada de socorro, ha incidido en la existencia de un "vacío en las comunicaciones" con el buque, tras recibir el aviso de emergencia y con posterioridad cuando se le comunicó que había orden de remolque.

A esta comunicación, ha manifestado que "la respuesta rotunda" del capitán fue que "solo" recibía órdenes de su armador. A preguntas del abogado de Mangouras, ha reconocido no tener una explicación por la que esta afirmación no aparece en las grabaciones de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo (Sasemar).

"MANIPULACIÓN" DE LAS GRABACIONES

Así, en su interrogatorio, este letrado, José María Ruiz Soroa, ha intentado demostrar que las grabaciones existentes no coincidían con las declaraciones del testigo e, incluso, ha llegado a plantear una posible "manipulación" de las mismas por parte de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo (Sasemar).

"No sé que ha sucedido con la grabación, pero si algo recuerdo con claridad es eso", ha añadido sobre la respuesta del capitán. Al respecto, ha recalcado que en la tarde del 13 de noviembre de 2002 -cuando se produjo el accidente- le dijo hasta "tres veces", la última "en tono imperativo", que tenía que autorizar el remolque, afirmación que han ratificado otros dos compañeros.

Este controlador ha insistido también en que el capitán le contestaba "con evasivas" y que hubo "un vacío de dos horas y media" hasta que, sobre las 21.00 horas, aceptó el remolque, lo que, según la tesis de las autoridades españolas, habría dificultado el operativo de rescate.

RIESGO DE HUNDIRSE

Respecto al estado del buque, ha afirmado que su "percepción" era que existía riesgo de hundimiento "en cualquier momento", por "la escora" de buque, el "mal tiempo" y la existencia de mar "muy gruesa".

Al día siguiente, el 14 de noviembre, con remolque firme del buque, ha ratificado que se mantuvo la orden de separar el barco de la costa. "Era la orden que había ya de Madrid", ha apostillado este controlador, quien ha defendido que "en principio" se mantuviese esta decisión "porque el barco estaba en peligro".

Su testimonio ha sido ratificado por otro controlador, Manuel Iglesias, para quien había que evitar que "embarrancase" en la costa. Este testigo, al igual que otro controlador, Ramón Miguel López, han manifestado que desde el 'Prestige' se les comunicó que la causa del accidente había sido la rotura de un mamparo entre dos tanques.

INTENTOS DE REMOLQUE

Mientras, marineros del remolcador 'Ibaizabal I' han explicado que los primeros intentos de remolque del barco, el día 13 de noviembre, fallaron por "el mal tiempo" y negaron que en esos momentos no tuviesen la colaboración del capitán, el jefe de máquinas o el primer oficial.

Así, uno de ellos, Antonio Caínzos, ha precisado que "en los primeros intentos" de remolque les ayudaron y que el capitán estaba "preocupado", pero que su trato fue "cordial".