Un centenar de jóvenes abulenses participará en Cracovia en la Jornada Mundial de la Juventud

Ávila tendrá una significativa representación en la próxima Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará este verano en Cracovia. Algo más de un centenar de chicos de entre 16 y 30 años partirán a finales de julio en dos tandas diferentes.

La primera (que saldrá de Ávila el 20 de julio) participará en los llamados "Días en las Diócesis" (la misma experiencia que vivieron 5.000 personas en Ávila el año 2011). La segunda tanda partirá el 25 de julio, directa a la JMJ. Los desplazamientos se han organizado en conjunto las Diócesis de Cuenca y Ávila (entre los dos suman 205 personas). Y, una vez que lleguen los jóvenes a Polonia, se unirán al grupo de la Conferencia Episcopal (más de 2.000 personas).

 

El gran número de jóvenes que participan de nuestra diócesis se deriva de la importante vivencia del pasado Encuentro Europeo de Jóvenes, que acogió Ávila el pasado 2015. Como señala Jorge Zazo, director del Secretariado de Pastoral Juvenil, el EEJ “fue una experiencia muy positiva para nuestra Diócesis. Muchos jóvenes descubrieron que ser amigos de Cristo merece la pena. No fue un evento aislado. Se enmarca en un proceso de pastoral juvenil que lleva mucho tiempo en marcha, y que está dando abundantes frutos. Yo llevo siete años como responsable diocesano de jóvenes, y para mí es una bendición constatar cómo cada año crece la comunión entre los distintos grupos juveniles representados en la coordinadora diocesana, cómo los jóvenes con quienes trabajo van madurando humana y espiritualmente, y cómo quienes de entre ellos van optando por un estado de vida -el matrimonio, el sacerdocio o la vida consagrada- lo hacen con generosidad, con responsabilidad, como ojalá fuera en todos los casos: respondiendo a una llamada de Dios. Creo que la JMJ de 2011 y el Encuentro de 2015 han sido dos acontecimientos importantes para romper el prejuicio contra lo cristiano que a veces circula entre la sociedad”.

 

Por ello Zazo espera que esta nueva Jornada Mundial de la Juventud suponga “un encuentro intenso y personal de cada participante con Cristo, una vivencia honda del misterio de la Iglesia, una experiencia intensa de la alegría de la fe. Con estos elementos, confiamos en que, al retornar a España, los jóvenes que participen refuercen su compromiso cristiano, su profundización en el Evangelio y su misión evangelizadora en medio de la sociedad”.

 

CZESTOCHOWA Y AUSCHWITZ, PARADAS IMPRESCINDIBLES


Está previsto que los chicos que participen en los “Días en las Diócesis” se alojen en Poznan (las tres primeras noches en pueblos de esta provincia, las dos segundas en la capital). Desde allí, partirán a Bochnia, una localidad cercana a Cracovia (a 49 km), que es donde se alojará el grupo de jóvenes abulenses todos los días de la JMJ. Como señala Jorge Zazo, “Cracovia no es una ciudad como Madrid. Es mucho más pequeña -apenas supera el millón de habitantes- por lo que es absolutamente imposible para los muchos peregrinos hospedarse en ella”.

 

Como en todo acontecimiento de este tipo, el programa de actividades ya está previsto con todo detalle. El grupo que participa en los “Días en las Diócesis” seguirá el plan organizado por las propias parroquias que los acogen. “De momento, lo único que sabemos es que los dos primeros días estaremos en dos zonas rurales y los otros dos en la propia ciudad”, señala Zazo. 

 

Pero una de las jornadas más emotivas tendrá lugar el 25 de julio, fiesta de Santiago Apóstol, Patrón de España; ese día, de camino a Bochnia, los jóvenes se detendrán en el Santuario Mariano de Czestochowa, donde tendrá lugar un encuentro de todos los españoles que participan en la JMJ. Otra de las citas significativas será la que se viva el 26 de julio, con la visita al campo de concentración de Auschwitz.

 

Las jornadas del 27, 28 y 29 serán las habituales en todas las JMJ: por la mañana, catequesis con un Obispo y celebración de la Eucaristía; después de comer, festival de la juventud, visitas turísticas, talleres, recepción del Santo Padre, Viacrucis, etc. El 30 de julio los jóvenes se desplazarán hacia el lugar donde se celebrará esa noche la Vigilia de oración con el Papa Francisco. Allí harán noche al aire libre y celebrarán la Misa del domingo 31 también presidida por el Papa. La JMJ concluye ese día, por lo que se espera la vuelta del grupo de abulenses para el 1 de agosto.