Un abulense, víctima de la estafa de las “Cartas Nigerianas”, pierde más de 100.000 euros

Timo "Cartas Nigerianas"

La estafa que ha sufrido es una variedad de las conocidas como “cartas nigerianas” junto con el timo de “billetes tintados” o “wash-wash”. 

El engaño se ha venido desarrollando a lo largo de 2015, con aportaciones periódicas de dinero hasta su culminación a mediados del pasado mes de diciembre en la provincia de Málaga. Posteriormente, a principios de febrero se interpuso la denuncia ante la PolicíaLas gestiones llevadas a cabo por agentes de la Policía Nacional de Ávila han permitido la identificación de uno de los autores, un ciudadano de origen nigeriano. 

 

El timo de las “cartas nigerianas” se desarrolla de la siguiente forma: la víctima recibe una inesperada comunicación mediante carta o correo electrónico por parte de una persona que dice ser abogado, empleado del gobierno o empleado de una entidad bancaria, normalmente procedente de un país africano, en la que se le comunica la posibilidad de obtener grandes cantidades de dinero de forma relativamente sencilla. En este caso por el supuesto fallecimiento de un familiar, que antes de morir había dejado una gran suma de dinero depositada en una entidad bancaria de un país extranjero. Estas personas informan a los estafados que han encontrado su nombre tras la realización de múltiples gestiones, aportando documentos aparentemente oficiales que dan verosimilitud al relato.

 

A continuación se ofrece al perjudicado la posibilidad de abrir una cuenta en un banco determinado para poderle realizar el ingreso del dinero, comenzando a solicitar a la víctima pagos en concepto de gastos por las gestiones que se están realizando en el país de origen, obtención de permisos, tasas, documentos, etcétera necesarios para que se pueda legalizar la situación y poder desbloquear el dinero. 

 

 

Mientras la víctima no sospeche del engaño se repetirán las comunicaciones en las que los timadores solicitarán más cantidades de dinero, incluso enviándole documentos ficticios, hasta que deje de pagar, momento en que los estafadores desaparecen. 

 

Pero si la víctima no sospecha de la estafa, como en este caso, pueden pasar a un segundo timo ofreciéndole la posibilidad de mandar el dinero a España de forma física. Este timo se denomina “billetes tintados” o “Wash-Wash”, y consiste en ofrecer a la víctima participar en un negocio de lavado dinero procedente de países africanos. Si accede, conciertan una cita, normalmente en vestíbulos de hoteles de lujo y bien vestidos para evitar sospechas, donde le hacen creer que para poder sacar el dinero del país evitando los controles aduaneros, lo han tintado de negro o han simulado invalidarlo con sellos de distintos tipos, pero que una vez en España, mediante la aplicación de determinados productos químicos, se quita la tinta o se borran los sellos, volviendo a ser billetes de curso legal.

 

En el caso que nos ocupa, el engaño consistió en hacerle creer que el dinero heredado estaba en Ghana, y que estaba marcado con las siglas ONU. Una vez adquiridos los supuestos productos químicos para borrar los sellos, que naturalmente le venden los estafadores con un alto coste económico, y con el “dinero” heredado en su poder, descubrió de los billetes de 100 dólares eran simples fajos de papel.