Un 70% de los espaĂąoles asegura que su carga de trabajo ha aumentado durante el Ăşltimo aĂąo

Esta misma proporciĂłn de trabajadores admite que ademĂĄs no ha recibido ninguna contraprestaciĂłn econĂłmica por parte de la empresa

Siete de cada diez trabajadores espaĂąoles reconocen que en el Ăşltimo aĂąo han visto aumentada su carga de trabajo sin que a cambio hayan recibido ninguna contraprestaciĂłn econĂłmica por parte de la empresa, segĂşn Randstad, empresa lĂ­der en soluciones de recursos humanos, a travĂŠs de su informe Workmonitor que se elabora a nivel internacional.

La percepciĂłn de los trabajadores espaĂąoles en esta materia sitĂşa a nuestro paĂ­s en cabeza de los paĂ­ses de nuestro entorno, sĂłlo superados por los hĂşngaros (71%), empatados con los polacos (70%) y ocho puntos por encima de la media comunitaria que se sitĂşa en el 62%. Tras ellos se encuentran Grecia (68%) y Eslovaquia (67%). En el lado contrario de la balanza, como los trabajadores europeos menos preocupados ante esta situaciĂłn se ubican los profesionales holandeses (48%), daneses (50%) y luxemburgueses (55%).

Por su parte, paĂ­ses como Francia y Alemania presentan un porcentaje del 66% y del 62% respectivamente, situĂĄndose en la media comunitaria. Un hecho que destaca tambiĂŠn el estudio internacional Workmonitor de Randstad es que de los 16 paĂ­ses analizados, sĂłlo en uno la cifra baja del 50%, es decir, que en la prĂĄctica totalidad se supera, incluso ampliamente, la barrera de la mitad de los trabajadores que se identifican con esta situaciĂłn, lo cual supone un hecho que va en lĂ­nea con la actual coyuntura econĂłmica.

Estos datos contrastan con los datos de desempleo que publicĂł la OCDE el pasado mes de abril y que sitĂşa a EspaĂąa como el paĂ­s europeo con la tasa de paro mĂĄs alta (20,7%) seguido, entre otros, por HungrĂ­a con un 11,6%, mientras que la media comunitaria se sitĂşa en el 8,1%. Por su parte esta correlaciĂłn llega hasta Holanda, ya que es el paĂ­s en el que menos existe la percepciĂłn de que su carga de trabajo haya aumentado durante el Ăşltimo aĂąo y a la vez es el paĂ­s europeo con menor tasa de paro (4,2%).

“Muchas empresas han tenido que gestionar sus recursos de manera distinta en los últimos años. Han tomado medidas y desgraciadamente se han hecho recortes que han afectado a las plantillas, lo cual ha provocado en algunos casos un cierto desequilibrio. Por este motivo, recomendamos que exista una estrecha colaboración entre los trabajadores y sus superiores. De hecho, el mejor método es fomentar la motivación de los profesionales con políticas activas que apuesten por la formación y la conciliación”, asegura Maria José Carpintero, manager de RRHH Selección y Desarrollo de Randstad.