Última llamada para formar Gobierno: acuerdo o elecciones

La Casa Real, uno de los factores que ha contribuido a mejorar la imagen de España

Felipe VI inicia a las 10.00 horas la tercera ronda de consultas, que será más rápida y que se limitará a comprobar si hay un candidato que tenga apoyos suficientes.

El Rey ha iniciado este lunes a las 10.00 horas la tercera ronda de consultas con los partidos políticos, que concluye el martes y que está encaminada a dilucidar si no hay más remedio que convocar nuevas elecciones en junio ante la falta de acuerdo entre las fuerzas para formar Gobierno.

 

La Casa del Rey publicó el viernes el calendario de las consultas que, como en las dos rondas anteriores, se sucederá por orden de menor a mayor representación parlamentaria y contará con la ausencia de ERC y EH Bildu, que no han querido reunirse con el monarca. Así, el último en acudir al Palacio de la Zarzuela será el líder del PP y presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que está citado a las 17.30 horas del martes. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, verá al monarca justo una hora antes que Rajoy, a las 16.30 horas.

 

 

RONDA EXPRÉS

 

En esta ocasión, las consultas del Rey con los partidos se harán en un formato exprés, en lugar de ocupar toda una semana en la agenda del monarca, como ocurrió con las dos rondas que han tenido lugar desde las elecciones del 20 de diciembre. Este lunes, el jefe del Estado recibirá a los representantes de ocho formaciones políticas, empezando con el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, a las 10.00 horas. El Rey continuará la jornada con audiencias a los diputados Isidro Manuel Martínez, de Foro Asturias, a las 11.00 horas, y Ana Oramas, de Coalición Canaria, a las 12.00 horas.

 

Unión del Pueblo Navarro (UPN) ha decidido enviar a la audiencia con el Rey al presidente del partido, Javier Esparza, que no es diputado en el Congreso. Así ocurrió también en la primera ronda que hubo tras el 20 de diciembre. Esparza está citado en Zarzuela a las 13.00 horas.

 

Tras hacer un receso para comer, Felipe VI retomará esta tarde de lunes los contactos con los partidos. Recibirá a las 16.00 horas al diputado de IU Alberto Garzón, seguirá con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, a las 17.00 horas, y a las 18.00 con la diputada de En Marea Alexandra Fernández. La jornada concluirá con una audiencia a las 19.00 horas con el portavoz de Democràcia i Llibertat, Francesc Homs.

 

La ronda proseguirá el martes a partir de las 10.00 horas con el diputado de Compromís Joan Baldoví; el representante de En Comú-Podem Xavier Domènech (11.00 horas); y los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera (12.00 horas) y Podemos, Pablo Iglesias (13.00 horas). El Rey ha dejado para la tarde del martes a los líderes de los dos principales partidos. Recibirá al socialista Pedro Sánchez, a las 16.30 horas, y a las 17.30 horas, al presidente del PP, Mariano Rajoy.

 

Una vez concluya la audiencia con Rajoy, en la misma tarde de ese martes se comunicará a la opinión pública el resultado de esas consultas, ha confirmado a Europa Press un portavoz de la Casa del Rey.

 

 

SOLO SE NOMINARÁ UN CANDIDATO SI TIENE APOYOS SUFICIENTES

 

El monarca anunció de manera sorpresiva el pasado 12 de abril esta tercera ronda de consultas con los partidos para constatar si, como parece evidente, hay que convocar elecciones de nuevo ante la falta de acuerdos para formar Gobierno o, por el contrario, existe un candidato con garantías de ser investido presidente del Gobierno. Felipe VI dejó claro cuando convocó la ronda que solo nominaría un candidato a la investidura que tuviese garantizados los apoyos suficientes para superar con éxito la votación.

 

A día de hoy, no hay indicios de que pueda alcanzarse un pacto para formar Gobierno, a juzgar por las últimas declaraciones de las formaciones políticas. De manera que si no hay cambios el próximo 3 de mayo se disolverían las Cortes y se convocarían nuevas elecciones para el 26 de junio. Desde la restitución de la democracia española, será la primera vez que el Rey decide disolver las Cortes y convocar elecciones ya que, en condiciones normales, ésta es una competencia del jefe del Ejecutivo.