UGT Castilla y León pide explicaciones para los trabajadores afectados por la unificación de áreas médicas

Nieves Martínez, secretaria de Sanidad de UGT, y Carmen Amez, secretaria general de FSP-UGT de Castilla y León. JUAN POSTIGO

Desde el sindicato se pide “respeto” para los 471 trabajadores, entre los que destacan los 86 de León, 80 de Burgos o 63 de Salamanca o 58 de Valladolid, de los que se desconoce su futuro.

En UGT de Castilla y León lo tienen claro. Los 471 trabajadores que se encuentran con la “incertidumbre de si acabarán en la calle o serán trasladados” tienen el derecho de conocer ya mismo su futuro, casi medio millar de personal contratado por la Junta y que todavía desconoce qué será de ellos tras la más que posible unificación de las Gerencias de las áreas de Salud, Atención Continuada y Atención Primaria.

 

Así lo denunciaba en la mañana de este martes Carmen Amez, secretaria general de la Federación de Servicios Públicos –FSP- de UGT Castilla y León, acompañada de la secretaria de Sanidad del sindicato, Nieves Martínez. Y es que se trata de un problema que, según denuncian, se lleva alargando demasiado en el tiempo.

 

“Lo primero que queremos dejar patente es la falta de comunicación de la Junta, tanto del consejero Sáez Aguado como del presidente Herrera, con estos trabajadores, que se encuentran sumidos en una absoluta incertidumbre de su futuro”, comenzó Amez ante los medios.

 

Entre estos 471 trabajadores se encuentran auxiliares administrativos, técnicos jurídicos, administrativos, médicos y farmacéuticos, entre otros. Ávila tiene 37, Burgos 80, León, 86, Palencia 27, Salamanca 63, Segovia 41, Soria 41, Valladolid 58 y Zamora 38, nada menos.

 

“No se les puede llamar vagos, como ha hecho recientemente en unas declaraciones el consejero de Sanidad Sáez Aguado. Estas personas no se pasan el día tomando cafés o tocándose las orejas, y simplemente quieren saber qué va a ser de ellos si se lleva a cabo esta unificación de áreas”, siguió la secretaria general. En todo caso, son varios los gerentes de área que se jubilan pronto o que lo han hecho recientemente en varias provincias de la Comunidad, de manera que hay varios que ya tienen su situación puesta al día, como se encargó de recordar Amez.

 

“Simplemente, pedimos que aparezcan unas negociaciones, unas conversaciones por parte de la Junta hacia estas personas. En todo proyecto, por ejemplo en el de una casa, hace falta un arquitecto y un aparejador que planifique todo. Pues en esta situación igual. Estas 471 personas quieren tener una idea delante en el que se sepa si van a ser trasladadas, echadas a la calle o qué va a ser de ellas”. Más claro, agua para la representante de UGT, que incidió en que “lo poco que se conoce sale a través de los medios”.

 

“Quizá alguno nos pueda tildar de catastrofista, pero preferimos alertarlo ahora antes de que se convierta en el cuento de Pedro y el lobo, en el que primero se avisa, hasta que de verdad pasa algo grave”. Ahora, la pelota está en el tejado de la Junta de Castilla y León.