UGT Ávila pedirá a la Junta que paralice las ayudas públicas a Nissan

Acusan a la multinacional de no cumplir lo acordado en los pactos entre la empresa y los trabajadores en cuanto a la distribución de cargas de trabajo. Buscarán el apoyo de los demás sindicatos para llevar a cabo medidas de presión.

Los delegados sindicales de UGT en Nissan han anunciado este jueves que pedirán a la Junta la paralización de las ayudas públicas concedidas a la empresa en Ávila  mientras no cumpla íntegramente los acuerdos alcanzados, entre ellos la implantación de la fabricación de largueros procedente de Barcelona.

 

El responsable de la sección sindical de Nissan, Iván Zazo, ha manifestado las sospechas de que la empresa no cumplirá con la asignación de cargas de trabajo pactadas en los acuerdos entre la empresa y los sindicatos.

 

Zazo ha explicado que el montaje de largueros que iba a trasladarse desde la planta de Barcelona y que se traduciría en 25 nuevos empleos y una inversión de 3,5 millones de euros "se había anunciado para febrero como muy pronto y para mayo como muy tarde y aun no sabemos nada, pero creemos que no va a llegar".

 

Del mismo modo, el sindicalista ha expuesto las dudas de los trabajadores sobre el futuro del camión F91G, que "podría atravesar por problemas el próximo año si la empresa decide que no es rentable" ya que salen 2.000 unidades al año, lo que ha achacado a que no se ha llegado a "nuevos canales de distribución" en el mundo.

 

"Los trabajadores hemos cumplido nuestra parte del acuerdo y hemos hecho la fábrica rentable pero la empresa no", ha dicho antes de pedir "la misma seriedad" que tienen otras empresas del sector.

 

Ante la reunión prevista para este viernes con representantes de la dirección de la multinacional, Zazo ha pedido que "aclaren las dudas" sobre la instalación de largueros y sobre este último modelo de camión que fabrican.

 

Sobre esta reunión, el representante sindical ha señalado que le empresa enviará al Director de Operaciones en Ávila y Cantabria, Óscar Bombín, en lugar de al Director de Operaciones de Nissan en España y sustituto de Frank Torres, Alan Johnson, cuya presencia habían solicitado los trabajadores, "lo que para nosotros es otra muestra de la desidia de la empresa".

 

UGT confía en el apoyo de los demás sindicatos y propondrá a CCOO y USO, también en el Comité de Empresa, medidas de presión ante la "escasa seriedad" de la compañía.