UGT acusa a la Junta de cerrar camas y plantas en los hospitales con la excusa de que se va a pintar

La delegada de Sanidad de UGT en Castilla y León, Nieves Martínez.

El sindicato critica que no se admita que el cierre del 13% de las camas de los hospitales regionales es un recorte. El complejo más afectado es el de Zamora, donde se cierran 180 camas este verano, el 30% de la capacidad.

UGT ha augurado este año un mayor cierre de camas de hospitales a lo largo de la época estival, que asegura que a veces se "perpetúan", y ha calificado de "lamentable" la situación, con una clausura del 13 por ciento del total de camas en la Comunidad, algo que ha atribuido a los "recortes". Así lo ha asegurado la secretaria regional de Salud del sindicato, Nieves Martínez, quien ha acusado a la Junta de mentir al decir que baja la presión asistencial, cuando lo que se hace es dejar de ingresar a gente incluso con disculpas como que se va a "pintar", y ha advertido de que a pesar de que se dice que estarían dispuestas las camas si son necesarias podría no haber personal suficiente.

 

Martínez, quien ha insistido en que se trata de "un recorte más" porque además se utiliza para dar vacaciones en algunas unidades, ha concretado que de las 7.205 camas que hay en la Comunidad se han cerrado 924, lo que supone un 13 por ciento, frente al 10,4 (757 cerradas) en 2013. En esta línea, ha recordado que el año pasado se produjo un incremento progresivo que llegó hasta un 16,34 por ciento de cierres en agosto y, si ya este año se llega al 13 en junio, se presume un aumento que responde a un "recorte puro y duro".

 

Por ello, ha augurado que la práctica sea incrementar los cierres de plantas y unidades, algo que a su juicio "no tiene sentido" cuando las listas de espera si incrementan. De forma paralela ha criticado que no haya profesionales para cubrir algunas especialidades y ha censurado que no se cuide a los sanitarios ni a los estudiantes que después se marchan a otras comunidades, ya que la normativa dice que no se pueden superar los dos años de contratos encadenados sin sacar una plaza a oposición y hay casos en los que se superan los ocho años.

 

En este contexto, Martínez ha asegurado que algunos cierres de camas se "perpetúan" durante todo el año, mientras que en otros casos sólo se abren durante seis meses, por ejemplo en Medicina Interna, algo que no responde a la estacionalidad.

 

 

RECORTES "PUROS Y DUROS"

 

Por ello, ha pedido a la Consejería que no "suavice" y que admita que son recortes como en otras comunidades, pero que se hace de forma "más sibilina", y además ha señalado que cuando mientras los trabajadores ya saben que está programado el cierre de camas a los sindicatos no se les dice. La provincia que sufre el "mayor recorte" es Zamora, con un 30 por ciento de camas cerradas (181 de 600), por lo que Martínez ha ironizado con una posible "epidemia de salud", tras lo que ha incidido en que si ocurriera algo, a pesar de que la Consejería dice que se podrían abrir las camas, no habría profesionales para atender.

 

Por detrás de Zamora, otra zona donde además hay movilizaciones por este motivo, se sitúa El Bierzo (León), ya que se ha cerrado el 22 por ciento de camas (90 de 408), pero además la responsable de Sanidad de UGT ha señalado que 36 se cierran ahora pero el resto no han abierto en todo el año. Los cierres son del 18 por ciento de camas en Ávila, el 7,5 por ciento en Burgos, 8,5 en León, un 12 por ciento en Palencia, un 13 en Salamanca, un 5 por ciento en Segovia -menor porcentaje-, un 9 en Soria y un 12 por ciento en Valladolid, además del 30 mencionado en Zamora.

 

En algunos de los casos, hay plantas que se encontraban a pleno rendimiento y se ha ido dejando de ingresar a pacientes para finalmente cerrarlas y trasladar a los que quedaban a otros. Así, ha asegurado que los pacientes que tuvieran que entrar se pueden derivar a centros concertados, "una forma de nutrirlos".  Finalmente, Martínez ha explicado que este tipo de actuaciones además supone una modificación de las condiciones de trabajo de los profesionales, que no se comunica a las juntas de personal, y a veces perjudica a la conciliación de los profesionales.