Tumban el mito del lobo agresivo frente al perro tolerante

Lobos

Los perros son considerados más tolerantes y menos agresivos en comparación con sus antepasados, los lobos. Pero investigadores del Instituto de Investigación Messerli de Viena cuestionan esta imagen.

Muestran en un estudio reciente que los lobos interactúan con sus congéneres en una forma aún más tolerante que los perros, lo que sugiere que los perros tienen una jerarquía de dominancia más pronunciada que los lobos. Los resultados serán publicados en Proceedings de la Royal Society B.

 

La buena relación entre los humanos y los perros fue sin duda influenciada por la domesticación. Durante mucho tiempo, se asumió que los seres humanos prefirieron en particular a los animales tolerantes para la cría. Por lo tanto, los perros desarrollaban más cooperación y menos agresividad.

 

Recientemente, sin embargo, se sugirió que estas cualidades no sólo eran específicas para las interacciones entre perros y humanos, sino que también caracterizan las interacciones perro-perro. Friederike Range y Zsófia Virányi del Instituto de Investigación Messerli investigaron si los perros son de hecho menos agresivo y más tolerante hacia sus congéneres que los lobos.

 

Llevaron a cabo varias pruebas de comportamiento en perros y lobos. Los animales fueron criados en el Centro de Ciencias del Lobo en Ernstbrunn, Baja Austria, y se mantuvieron en manadas separadas de lobos y perros. Range y sus colegas probaron nueve lobos y ocho perros mestizos.

 

JERARQUÍA DE DOMINACIA MÁS ACENTUADA EN LOS PERROS

 

Para probar cómo los lobos y los perros son tolerantes hacia sus miembros de la manada, se formaron parejas que consisten en un animal de bajo rango en su manada con otro de alto rango, y fueron alimentados juntos con un plato de carne cruda o un hueso grande.

 

Mientras que los lobos de bajo rango a menudo defendieron su alimento contra la pareja de alto rango y mostraron un comportamiento agresivo con tanta frecuencia como los lobos de mayor rango, esto fue diferente en los perros. Perros con la peor calificación se reprimían ante las amenazas del perro dominante. En general, sin embargo, ni lobos ni los perros mostraron en gran medida el comportamiento agresivo.

 

"Los lobos parecen ser más tolerantes con sus congéneres que los perros, que parecen ser más sensibles a la jerarquía de dominación", explica el autor principal. "Esto fue demostrado por el hecho de que también los lobos de bajo rango pueden desafiar a sus socios clasificados por encima, y que los animales dominantes lo toleran, mientras que en los perros la agresión era un privilegio de los individuos de mayor rango".

 

"Cuando los humanos domesticaron lobos, probablemente escogieron animales sumisos que estaban predispuestos", dice Virányi. Las interacciones entre perros y humanos son más acerca de vivir juntos sin conflictos, algo no relacionado con la igualdad. Su capacidad de respetar y seguir a otros perros les hizo los socios ideales para los seres humanos.

 

Los perros y los lobos son raramente agresivo hacia sus congéneres. Range llega a la siguiente conclusión: "Los lobos son muy tolerantes con sus congéneres. Esto fue demostrado por el hecho de que los lobos de alto rango aceptaron las conductas de amenazas por parte de sus congéneres de menor rango en el experimento de alimentación. Esta tolerancia permite la cooperación lobo-lobo que a su vez, podría haber proporcionado una buena base para la evolución de la cooperación humana-perro".