Tú a La Cibeles y yo a Neptuno... ¿por qué se celebran allí los títulos?

El próximo sábado un dios reinará sobre todos los dioses en Madrid. O la diosa Cibeles o el dios Neptuno, donde Real Madrid y Atlético de madrid celebran sus títulos. Pero ¿por qué allí?

El 24 de mayo una ciudad se paralizará durante dos horas para el partido del año. Real Madrid y Atlético de Madrid se enfrentarán para convertirse en los Reyes de Europa. Unos buscan la 'Décima', otros cerrar una temporada histórica buscando su primera 'Champions League'.

 

Hasta ese día no sabremos quién es el ganador pero sí que existe una certeza y es el lugar donde ambos, en caso de vencer, celebrarán el triunfo. La diosa Cibeles estará en la lista para recibir al club de Carlo Ancelotti, mientras que Neptuno, engalanado desde el pasado domingo tras conseguir la Liga, esperará de nuevo a los del Cholo.

 

Pero ¿por qué celebran estos dos clubes en ambos lugares sus triunfos?

 

Sorprendentemente, el club pionero en celebrar sus títulos en la dios Cibeles fue el Atlético de madrid. La consecuención de la Recopa del año 1962 por parte de los colchoneros supuso un antes y un después de las celebraciones. Aquella fue la primera vez que un grupo de aficionados acudía a una fuente, y la localizacón céntrica de la Cibeles propició que los aficionados se desplazarán hasta allí. No hubo más motivos.

 

Empezó así una costumbre que los seguidores del Real Madrid comenzaron a copiar, y durante la década de los 70 y 80 llegaron a celebrarse en la misma fuente victorias del Real Madrid y Atlético de Madrid. Incluso algunas de las victorias de la selección española.

 

Sin embargo, la consecución de cinco Ligas seguidas por parte del Real Madrid entre los años 85 y 90 de la mano de 'La Quinta del Buitre', comenzó a ligar exclusivamente al club merengue con la, hasta entonces, 'diosa compartida'. 

 

La Cibeles comenzó a asociarse al blanco y los rojiblancos decidieron mudarse unos metros por el Paseo de la Castellana hasta llegar a Neptuno.

 

La primera celebración atlética en Neptuno se remonta al año 1981, cuando los colchoneros vencieron al Mallorca en la final de la Copa del Rey. Desde entonces, los aficionados rojiblancos se desplazan hasta esa fuente para celebrar las victorias junto a los jugadores, desvinculándose totalmente de la Cibeles, simbolo únicamente blanco desde hace unas tres décadas.

 

Separadas apenas unos metros, las fuentes de Cibeles y Neptuno esperarán el próximo sábado ser rodeados y engalados por Gabi, en el caso del Atlético de Madrid, o por Íker Casillas, el capitán del Real Madrid. 

 

Solo uno de los dioses reinará esta vez. ¡Qué gane el mejor!

Noticias relacionadas