Tres muertos, uno de ellos el secuestrador, tras el asalto de la Policía a la cafetería de Sídney

La Policía de Nueva Gales del Sur ha informado de que el presunto secuestrador y dos de sus rehenes han muerto durante el asalto a la cafetería de Sídney que ha permanecido más de 16 horas tomada por un supuesto clérigo iraní.

La Policía no ha dado detalles sobre lo ocurrido en el interior de la cafetería, donde tras la entrada de los agentes se han podido escuchar algunas explosiones y disparos. De acuerdo con el citado diario, uno de los rehenes ha sido trasladado al Royal North Shore Hospital y otro al Royal Prince Albert.

 

Al parecer, el rehén traslado al primer centro es una mujer de unos 40 años que se encuentra en estado grave pero estable tras recibir una herida de bala en una pierna, según una periodista local. Al otro hospital ha sido trasladada también una mujer que había permanecido retenida en la cafetería, según el 'Sydney Morning Post'.

 

EL SECUESTRADOR

 

A falta de confirmación oficial, sí se ha sabido que el secuestrador ha sido identificado como un clérigo radical llamado Man Haron Monis, de 50 años de edad y que fue acusado en 2013 de ser cómplice en el asesinato de su exmujer.

 

Posteriormente, ha sido acusado de más de 50 cargos por agresión sexual y comportamiento indecente por la etapa en la que ejerció como "curandero espiritual" hace una década en el oeste de Sídney.

 

Monis, que también es conocido como jeque Haron y Mohamad Hasan Manteghi, nació en Irán y, en la actualidad, vivía en Bexley North, en el sur de Sídney. En su página web, el propio Monis se ha comparado al fundador de Wikileaks al asegurar que los últimos cargos que se le imputan tienen "motivos políticos".

 

En su portal, Monis también expone una declaración que publicó a comienzos de mes en la que asegura que "solía ser un 'rafidi' (infiel)". "Pero ya no lo soy. Ahora soy un musulmán", señala. Monis recurrió contra su condena por enviar cartas ofensivas a las familias de soldados australianos muertos entre 2007 y 2009.

 

El clérigo iraní intentó el viernes pasado que un tribunal le retirara los cargos por el envío de esas misivas pero no lo consiguió. Monis fue condenado a 300 horas de servicios comunitarios por el envío de cartas "ofensivas y deplorables" con la ayuda de su novia, Amirah Droudis.

 

Las cartas fueron enviadas a las familias del soldado Luke Worsley y del cabo Jason Marks, muertos en Afganistán en 2007 y 2008. También envió en 2009 una carta a la familia de Craig Senger, un alto cargo de Austrade que murió en un atentado con bomba en el hotel Marriot en Yakarta en 2007. Monis defendió las misivas y aseguró que eran su propia versión de una "tarjeta de condolencias".

 

Monis argumentó que las cartas eran políticas y que solo quería persuadir a las familias para que rechazaran el despliegue militar de Australia en Afganistán. Finalmente, se declaró culpable de doce cargos en agosto de 2013.

 

En la actualidad, estaba en libertad bajo fianza por otros dos casos distintos. En noviembre de 2013 fue acusado como cómplice en el asesinato de su exmujer Noleen Hayson Pal, que fue apuñalada y quemada viva en un bloque de apartamentos.

 

Meses después, en abril de 2014, fue acusado de comportamiento indecente y agresión sexual a una mujer en Sídney en 2012. La noticia de esta detención por su etapa como "curandero espiritual" llevó a más víctimas a denunciar el trato recibido, por lo que en octubre se le imputaron 40 cargos más por este caso.

 

Su página de la red social Facebook, según el diario 'Sydney Morning Herald', ha sido retirada este lunes por la noche después de haber conseguido 14.725 'me gusta'.