Tres detenidos cuando intentaban cometer el timo del “tocomocho” en Ávila

Efectos incautados por la Policía para realizar el timo del "tocomocho"

Se les intervino todos los utensilios necesarios para poner en escena este tipo de timos. Las detenciones son consecuencia de un dispositivo establecido por la Policía Nacional de Ávila.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Ávila procedieron el pasado día 3 de octubre a la detención de una mujer, M.L.C.D. de 39 años de edad, y dos varones, A.C.L. y R.C.L., de 35 y 40 años respectivamente, como autores de un delito de estafa en tentativa por el método del “tocomocho”.

 

Las detenciones son fruto de un dispositivo que la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía venía desarrollando en las últimas fechas para  prevenir este tipo de estafas que en últimos meses se venían produciendo con cierta frecuencia en nuestra ciudad. Para ello agentes de paisano destinados en la Brigada de Policía Judicial se desplegaban en las proximidades de las oficinas bancarias de la zona centro de la ciudad con intención de detectar a los autores y víctimas de estos hechos, en base al estudio de los modus operandi de denuncias anteriores.

 

Así en la mañana del día 6 de octubre se percataron de la presencia de tres individuos en un coche que procedieron a abordar a un anciano, lo que levantó las sospechas de los  policías que procedieron a su identificación resultando que todos tenían antecedentes por este tipo de delitos, encontrándose en el registro del vehículo todo lo necesario para “dar un tocomocho”: un listado o “pampa” con el logotipo de la ONCE con los números supuestamente premiados escritos a mano, 9 cupones de la ONCE correspondientes al mismo número el cual casualmente se encontraba entre los premiados, un sobre cerrado con adhesivo y una goma en cuyo interior había tres tacos de hojas adhesivas de color amarillo para dar el cambiazo por el dinero, una lista de premios oficial de la ONCE y elementos del disfraz del “tonto” compuesto por una gorra y unas gafas con cristales transparentes sin aumentos. También tenían unos 1.500 euros en efectivo, que utilizan para que la víctima se confíe.

 

Se recuerda que el timo del “tocomocho” consiste básicamente en que el “filo” o “tonto” se acerca a la víctima simulando una minusvalía y la engatusa con unos billetes de lotería supuestamente premiados y que él no sabe o no puede cobrarlos a causa de su enfermedad; en ese momento aparece un segundo individuo conocido como el “listo”, “gancho” o “samaritano” haciendo ver que no ha podido menos que escuchar lo que hablaban los otros dos y que él podría ayudar a comprobar si efectivamente esos billetes estaban premiados ya que “casualmente” el lleva encima una lista o “pampa” con los premios, y además convence a la víctima para que aporten, a medias, la cantidad de dinero que pide el “tonto” a cambio de los billetes de lotería y después se reparten entre él y la víctima el dinero de los premios. Una vez convencida ésta, la acompañan hasta una entidad bancaria para que saque la cantidad pactada y luego la dan los billetes de lotería o de la ONCE supuestamente premiados que tiene que ir a cobrar o bien le dan un sobre donde debería haber dinero pero que en realidad solo tiene papeles, momento en el que los timadores desaparecen.