Tres agricultores y ganaderos dejan la actividad cada día en Castilla y León, según UCCL

Imagen de archivo

UCCL critica que la Consejería de Agricultura y Ganadería ofrezca líneas de ayudas  a la industria agroalimentaria sin que exista ningún compromiso por parte de esas empresas para garantizar un precio justo para los profesional que se dedican a esta actividad por sus producciones

Tras anunciarse ayer a bombo y platillo esta circunstancia, la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) denuncia que mientras Silvia Clemente, Consejera de Agricultura y Ganadería, ofrece 52,7 millones de euros a la industria agroalimentaria, cada día, tres agricultores dejan la actividad en esta comunidad autónoma.

 

Desde esta Organización, entendiendo que se pueda ofrecer un apoyo fuerte y decidido a esta industria que hay que reconocer supone ya el 10% del Producto Interior Bruto de esta región, no parece de recibo que se haga a través de un “cheque en blanco”, pues se les están concediendo unas ayudas sin que exista por parte de ellas un compromiso de pagar un precio digno a los Agricultores y Ganaderos de esta Comunidad Autónoma por sus producciones.

 

Lo que llevan meses soportando los ganaderos de ovino de leche es un ejemplo, desgraciado en opinión de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), de cómo las industrias agroalimentarias están recibiendo unos cuantiosos apoyos sin que estos esté repercutiendo en los ganaderos que les entregan su producto, a los que cada vez se les exigen más condiciones, se les penaliza más o se les amenaza con la no recogida de la leche que, día tras día, producen sus animales.

 

Ejemplos como los que se han conocido días atrás de Italia en la que la industria ha sido capaz de llegar a acuerdo con los ganaderos tras la intermediación de la Administración para ofrecerles un precio digno por su producto, práctica que es ya es habitual en Francia, son los que, en opinión de esta Organización, se deben seguir por la Consejería de Agricultura y Ganadería que dirige Silvia Clemente, algo a lo que hasta la fecha, ha renunciado.