Trato Ciudadano justifica su voto a Sánchez Cabrera

El diputado provincial por Trato Ciudadano, Rubén Arroyo Nogal, durante la jura. / Foto: Antonio S. Sánchez

Para Trato Ciudadano, el acto de constitución de la Diputación Provincial ha escenificado el momento de desconcierto y precariedad que vive el PP, superado por una corriente de cambio y avance político que ha sido incapaz de percibir en su propia gente.

Para la nueva formación, "literalmente, puede decirse que la dirección política se ha visto sobrepasada por la realidad y por los acontecimientos: no entendían absolutamente nada de lo que les ocurría y eran incapaces de reaccionar, y esto en un partido que se considera imprescindible para regir nuestro futuro"

 

Trato Ciudadano no tuvo dudas, "siempre se guiará por la imperiosa necesidad de romper con el sistema fracasado, apoyábamos una forma nueva de afrontar las necesidades de los pueblos que forman nuestra provincia. Cuestionamos la propia pervivencia de las Diputaciones, pero, en tanto existan, entendemos que su función debe estar orientada a satisfacer las necesidades de los municipios, y especialmente los más pequeños"

 

 

Afirman que "no se trata de alinearnos con el PP, antes al contrario, se encontrará en Trato Ciudadano una postura firme y radical en la transformación de una institución que consume la mayoría de sus recursos en alimentarse a sí misma, en los sistemas de acceso y provisión de puestos de trabajo basados exclusivamente en el clientelismo político, en una política cimentada en el control caciquil de la provincia con fines directamente partidistas".

 

Según Trato Ciudadado, "comienza un nuevo tiempo político" que afrontarán con "la,  responsabilidad el momento" y afirma que  no será indulgente con las "desviaciones de poder ni dejará de afrontar los retos que se presenten, pero cuidará de que solo el interés general oriente la vida pública".