Trato Ciudadano denuncia que la Junta ha cerrado el crédito a Elgorriaga para "precipitar su compra"

Nave de Elgorriaga, en el polígono industrial de La Colilla de Ávila.

Trato Ciudadano ha observado "con profunda preocupación" la situación de la fábrica de chocolates Elgorriaga, empresa que emplea a 80 trabajadores, por "la decisión contumaz de la Junta de Castilla y León de cerrar la liquidez de la línea de crédito de un préstamo abierto y vigente del ITACYL (Instituto Tecnológico y Agrario), sin el cual la viabilidad de la empresa está abocada al cierre".

Según han denunciado en un comunicado desde Trato Ciudadano, "los argumentos de la Junta de Castilla y León, “filtrados” a un medio de comunicación de forma poco justificable y pretendidamente sesgados, justifican la existencia de una deuda anterior de unos 500.000 euros que precisamente afectan a quien entonces era el propietario, motivo por el que habrían estrangulado la disponibilidad del crédito legalmente vigente, pero sin notificación alguna a los Administradores Judiciales responsables de la gestión de Elgorriaga".

 

Por ello, han señalado, "queda en el aire la cuestión de cómo ha sido posible que la Junta haya permitido al anterior propietario el desvió de fondos para un fin distinto del reflotamiento de Elgorriaga, lo que motivó precisamente la apertura de un proceso penal y el nombramiento de los actuales Administradores Judiciales".

 

El futuro de Elgorriaga, han asegurado, "se ha venido asegurando por la gestión de los Administradores Judiciales, nombrados precisamente a instancias de la Consejería de Agricultura, que procedieron al saneamiento y pago de las deudas más apremiantes, y tiene asegurado su funcionamiento siempre que pueda disponer de la liquidez necesaria".

 

La Consejería de Agricultura, continúan, "con el cierre del crédito, parece querer precipitar la compra de la empresa; pero los Administradores Judiciales exigen de los compradores un plan de viabilidad solvente, que impida la adquisición con vista en un concurso de acreedores, que la abocaría a la desaparición, y con el único objeto de hacer negocio con la marca".

 

Con todo ello, han concluido, "es imprescindible que la Consejería de Agricultura despeje este penoso asunto y tome las medidas necesarias para que la industria no desaparezca y con ella 80 puestos de trabajo".