Tras el acuerdo de "no recortes en la limpieza de los colegios", las AMPAS no se fían y continúan su lucha

En la jornada de ayer, tras la tercera reunión de la empresa concesionaria de la limpieza de los colegios Limasa Mediterránea y las trabajadoras, y el acuerdo de anular los recortes previstos, las AMPAS han decidido continuar con las acciones previstas porque "no se fían del Ayuntamiento, ya que el pliego no se ha modificado".

Tras la presión ejercida por las asociaciones de padres y de las trabajadoras de la empresa concesionaria de la limpieza de los colegios de Ávila, en la jornada de ayer, tras la tercera reunión entre las partes implicadas, éstas llegaron a un acuerdo y no se producirán recortes en este servicio.

 

A pesar de ello, las AMPAS "no se fían" del Ayuntamiento, ya que manifiestan que no se ha modificado el pliego de condiciones, y por ellos proseguirán con las acciones previstas para impedir que se reduzcan las horas de limpiza en los colegios.

 

Para las AMPAS lo más importante es la salubridad de los centros y la higiene que sus hijos necesitan en los colegios, "y esto no está garantizado mientras no se modifiquen las condiciones definidas por el propio Ayuntamiento en el pliego de condiciones por el que se ha contratado la concesión a la empresa. Los recortes en las frecuencias, tareas y horarios siguen existiendo mientras no se modifique el pliego, que es lo único que daría tranquilidad y confianza a los padres y madres", afirman.

 

Por esta razón, continúan con las acciones previstas y este miércoles 7 de mayo dará comienzo una recogida de firmas en los colegios para pedir al Ayuntamiento que garantice lo que se viene reclamando desde hace semanas "y a lo que las AMPAS no han recibido ningún tipo de respuesta por parte del Consistorio". Además de pedir la firma de los padres y madres, se les hará entrega de una bayeta, como gesto simbólico que pone de manifiesto que el asunto aún no está resuelto, aunque haya habido acuerdo entre trabajadoras y empresa.

 

En este sentido, las AMPAS recuerdan que su grado de preocupación es máximo, de ahí que hayan reclamado la intervención del Procurador del Común, y de la Inspección Sanitaria, organismos de los que esperan respuesta positiva.