Trabajadores del Transporte Sanitario se movilizan por un salario digno

Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

UGT y CCOO promueven una campaña para lograr un incremento presupuestario para el sector, cuyas condiciones económicas llevan siete años congeladas.

Trabajadores del sector de Transporte Sanitario se han concentrado este viernes frente a la Gerencia Territorial de Sanidad de Ávila, a iniciativa de los sindicatos UGT y CCOO, para solicitar a la Junta de Castilla y León un incremento de los presupuestos destinados a este servicio, después de que, según ha señalado el representante de UGT José Ángel Pérez, el convenio colectivo del sector lleve siete años congelado.

 

Los sindicatos han explicado que los sueldos de los profesionales del transporte sanitario de Castilla y León son los más bajos de toda España después de que, a causa de la crisis, la Junta congelase las condiciones del II Convenio Colectivo 2007-2010, que reflejaba una subida de la asignación económica de los conciertos mediante los que se presta este servicio con el objetivo de lograr la dignificación de las condiciones laborales y económicas de los trabajadores, acercando esta asignación al precio justo del servicio y colocando los salarios en la banda media-baja del sector a nivel nacional.

 

Indican que la no aplicación de dicho Convenio, con la congelación de las subidas acordadas y una rebaja posterior del 5% en la dotación económica de los conciertos, se trasladaba a los salarios con la amenaza de despidos y, con la ayuda de la reforma laboral, propició en ocasiones sucesivas una pérdida de poder adquisitivo que supera ya desde entonces el 20%

 

Con los salarios congelados se han mantenido reuniones de negociación del IV Convenio Colectivo durante 2015 y 2016 sin lograr acuerdo alguno, con un acuerdo en el SERLA de diciembre 2014 en el que las partes se comprometian a unas negociaciones que supusieran la recuperación paulatina de lo injustamente perdido.

 

En la última reunión de negociación, celebrada el 23 de enero pasado, la oferta de la patronal consistía en un incremento del 0.7%, que según denuncian las centrales sindicales "ni tan siquiera cubre el IPC del pasado año, dejando en blanco 2015 y 2016 y sin concretar hipotéticas subidas para 2018 y 2019".

 

Apuntan que la situación se agrava teniendo en consideración que éstos recortes no han afectado solamente al salario de los profesionales, sino que también se han aplicado sobre el conjunto de los presupuestos destinados a realizar este servicio, "con lo cual los parámetros de calidad y atención no son aquellos que deberían recibir los pacientes, si bien esta falta de partida económica es suplida con la profesionalidad y el esfuerzo de los trabajadores del sector".

 

Señalan que las movilizaciones como la de este viernes, que se están llevando a cabo también en el resto de la Comunidad, no son más que el principio de una campaña dirigida a "lograr un incremento presupuestario que permita un salario digno e iniciar la recuperación de lo perdido". Exigen así a la patronal una propuesta seria y a la Junta de Castilla y León, como responsable primera del servicio y por ser la fuente del 90% de lo facturado en el sector, que cese en su politica de recortes y dote económicamente el concurso, cumpliendo así el compromiso incumplido en los últimos años. 

 

Noticias relacionadas