Toyota dispara un 82% su beneficio semestral, hasta 7.500 millones de euros

Producción del Yaris en Francia

El primer fabricante mundial de automóviles obtuvo un beneficio neto de un billón de yenes (7.500 millones de euros al cambio actual) en su primer semestre fiscal (abril-septiembre), lo que supone un fuerte aumento del 82% respecto al mismo período del ejercicio anterior.

La cifra de negocio de la multinacional japonesa alcanzó 12,53 billones de yenes (94.500 millones de euros) entre los pasados meses de abril y septiembre, lo que representa un crecimiento del 14,9% en relación con el mismo semestre de 2012. El vicepresidente ejecutivo de Toyota, Nobuyori Kodaira, destacó que los resultados de la empresa se han visto beneficiados por la depreciación del yen, así como por los esfuerzos de la compañía y de sus proveedores para reducir costes.
 

Toyota comercializó en todo el mundo 4,46 millones de vehículos en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal, lo que implica una leve disminución del 1% en comparación con las cifras del año fiscal anterior. La corporación nipona mejoró sus resultados de forma significativa en Norteamérica. En Europa, sus ventas totalizaron 506.934 unidades entre abril y septiembre, con un descenso del 1,3% en relación con los mismos meses del año anterior.


DUPLICA BENEFICIOS EN EUROPA

El resultado operativo correspondiente a las operaciones del grupo en Europa fue de 25.400 millones de yenes (191 millones de euros) en el primer semestre fiscal, lo que supone casi duplicar las ganancias contabilizadas una año antes. Toyota ha ratificado las previsiones para el conjunto del año fiscal 2013-2014, que concluirá el próximo 31 de marzo y en el que espera alcanzar unas ventas de 9,1 millones de vehículos en todo el mundo.


Del mismo modo, la compañía prevé que su beneficio neto alcance los 1,67 billones de yenes (unos 12.600 millones de euros al cambio actual), con una cifra de negocio de 25 billones de yenes (188.500 millones de euros).