Toxo ve "inevitable" una huelga si el Gobierno "la fuerza"

Ha acusado "de atizar el fuego" y ha pedido que rectifique de manera urgente estas medidas
El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha afirmado que es normal que la sociedad española está enfadada con el nuevo paquete de recortes aprobado por el Gobierno, al que ha acusado "de atizar el fuego" y al que ha pedido que rectifique de manera urgente estas medidas.

Toxo, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, ha criticado al Ejecutivo por desvelar "a medias" el contenido de lo aprobado el viernes, ya que a medida que "uno se adentra" en las 90 páginas publicadas el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) se da cuenta de que el calado de las medidas es aún más profundo.

"Estas medidas no sólo amenazan con retrasar la recuperación, sino que supondrán un empobrecimiento generalizado de la sociedad española", ha afirmado el dirigente sindical, que ha señalado que el Gobierno, además de entender que la gente esté enfadada, lo que debería hacer es rectificar de manera urgente estas medidas.

Para el líder de CC.OO., lo primero que debe hacer el Ejecutivo es reconocer que está gobernando con un "programa impostado" porque, según ha señalado, "se diga lo que se diga", la economía española está "intervenida" y se siguen las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo segundo que tiene que hacer el Gobierno es convocar un referéndum para someter a consulta popular sus políticas, según Toxo.

El dirigente sindical ha subrayado que muchas de las medidas contenidas en el decreto "se ocultaron" y ha puesto como ejemplo las relacionadas con el sistema de protección por desempleo y las que afectan a los funcionarios. "Se toca el Fogasa de una manera brutal, se toca a los empleados públicos mucho más allá de lo que es una paga extra", ha advertido.

Toxo ha indicado que los servicios jurídicos del sindicato están estudiando el contenido del decreto y que harán un informe para saber si algunas medidas son recurribles ante el Tribunal Constitucional. No obstante, los sindicatos no pueden ir por su cuenta ante este Tribunal, tienen que hacerlo a través del Defensor del Pueblo.

Lo que de momento ha dejado claro el líder de CC.OO. es que las movilizaciones no van a parar ni en agosto. Habrá protestas durante todo el verano, algunas espontáneas, como las que se están realizando ya, y otras organizadas.

CAMINO DE LA HUELGA GENERAL

La primera gran cita de esta campaña de movilizaciones será la manifestación del próximo jueves 19 de julio que, según ha dicho Toxo, servirá de 'test' para saber hasta dónde está dispuesta a llegar la sociedad española para combatir los recortes y la política de austeridad.

"Vamos a reunirnos con todos los sindicatos, profesionales, confederados y con otras organizaciones sociedad civil para promover una amplia respuesta ciudadana", ha explicado.

El dirigente sindical no descarta que al final se vaya a convocar una huelga general contra estas medidas, pero insiste en que es un tema que hay que examinar "con calma y con detalle" porque los bolsillos de los ciudadanos ya han sufrido mucho. "El Gobierno tiene en sus manos evitarlo. Yo no renuncio a la huelga porque la sociedad tiene derecho a la autodefensa. Si el Gobierno lo fuerza y obliga a ello, y me temo que lo está haciendo, será inevitable que se produzca".

Para Toxo, todas estas protestas reflejan un malestar creciente en la sociedad, "mezclado con la indignación del que se jodan". "Da la sensación de que se estuviera actuando con venganza contra determinados sectores a los que se les culpa de la situación y luego se les recortan derechos", subraya.

El líder de CC.OO. ha avisado de que los recortes no acabarán aquí porque "la segunda oleada" vendrá con los Presupuestos de 2013, "que van a ser durísimos". En su opinión, que el Gobierno diga que estas medidas no le gustan pero que tiene que aplicarlas "no es más que una cortina de humo para justificar lo injustificable" y ha señalado que estas medidas sólo benefician a la élites del mundo financiero y a las grandes empresas.