Tomás Blanco pide al PP "que se deje de eufemismos" y negocie la supresión de los peajes

El secretario general del PSOE de Ávila, Tomás Blanco, ha denunciado que la supuesta reducción del peaje de la AP-51 anunciada desde hace tiempo por el PP es “un eufemismo más” de esta formación política dirigido a “embaucar a los abulenses”, ya que “en realidad, las negociaciones abiertas buscan la fórmula para resarcir a la sociedad concesionaria de la merma de beneficios derivada de la reducción del tráfico rodado”, tanto en la citada autopista como en otras vías que gestiona la empresa

Tomás Blanco ha manifestado que “es público y notorio que el Ministerio de Fomento lleva meses negociando con las sociedades concesionarias y sus bancos acreedores cómo solucionar el riesgo de quiebra que pende sobre una decena de autopistas de pago del país", figurando entre las posibles alternativas constituir una sociedad que integre a las vías en problemas y se encargue de su explotación, por lo que el dirigente socialista cuestiona que haya una negociación específica relativa únicamente a la AP-51.

 

En este sentido, el secretario general del PSOE argumenta que la intensidad media diaria de la autopista Ávila-Villacastín, que ronda los 6.000 vehículos diarios, aporta a la concesionaria de la gestión unos ingresos que “resultan nimios” en comparación con los beneficios anuales de la empresa, de ahí que en las citadas conversaciones “lo que debe ponerse sobre la mesa es la eliminación del peaje de las autopistas que discurren por la provincia de Ávila, no una reducción de tarifas, que ya existe para usuarios frecuentes”.

 

Cualquier otra medida que no pase por la supresión de los peajes resultará un parche e insuficiente para los abulenses”, ha dicho Tomás Blanco, quien reclama a los dirigentes del PP “que dejen de buscar titulares en los medios de comunicación y realicen un ejercicio de transparencia” en las negociaciones que el Ministerio de Fomento mantiene con la empresa Abertis.

 

Al respecto, pide el dirigente socialista pide al PP “que aclare si detrás de dichas conversaciones hay un programa de inversiones financiado por la concesionaria, que luego el Gobierno deberá compensar si la rebaja de tarifas no implica un aumento del volumen de tráfico hasta un número determinado de vehículos”, como así se ha acordado en otras Comunidades Autónomas.

 

Y es que, a su juicio, “no parece aventurado pensar que el resultado de las negociaciones haya que lamentarlo después en forma de suculentos pagos a la empresa a través de los Presupuestos Generales del Estado, detrayendo así inversiones para la provincia, o del alargamiento de la gestión y explotación de autopistas más rentables económicamente”.

 

Cualquiera de estas opciones, según el secretario general del PSOE de Ávila, “repercute de una u otra manera en el bolsillo de los contribuyentes, con lo que son ficticios los hipotéticos beneficios para los abulenses a los que se refieren los dirigentes provinciales del PP”.