Tomás Blanco acusa a la Junta de etiquetar y discriminar a los enfermos crónicos

El secretario provincial del PSOE de Ávila, Tomás Blanco.

Según explicó el secretario provincial del PSOE de Ávila, el gobierno regional ha creado una lista denominada G3 por la que se exige a los médicos de cabecera que no deriven a este tipo de pacientes al hospital. Además, señaló que en el tema de los sintrones, se están dando competencias de los especialistas a los médicos de cabecera.

El secretario provincial del PSOE de Ávila, Tomás Blanco, ha denunciado la creación por parte de la Junta de Castilla y León de una lista de enfermos crónicos denominada G3, elaborada “por criterios económicos” y que “discrimina” a este tipo de pacientes que “necesitan de una constante atención hospitalaria”.

 

Según explicó Blanco, la decisión de la Junta de “etiquetar” a estas personas, lo que se puso en marcha “hace dos meses a nivel regional” tienen por objetivo “ahorrar los costes que generan los enfermos que necesitan de este tipo de atención” que son “caros”. De esta manera “se han enviado estas listas a los médicos de cabecera” para que “no deriven a estas personas a los hospitales”. Desde la Junta, señala, han decidido que “los enfermos crónicos dejen de gastar dinero de la sanidad pública”.

 

Por ello, el socialista abulense indicó que, desde su partido exigirán “la eliminación inmediata de estas listas”, cuyo objetivo en la mayoría de los casos no se está cumpliendo “gracias a la actitud de muchos profesionales, ya que siguen derivando al hospital cuando es necesario”.

 

Para Blanco “todos los ciudadanos tienen derecho a la atención óptima y no se pueden poner problemas de costes” y además exigió que “la residencia Infantas Elena y Cristina sea una residencia para atender a enfermos crónicos”, que El Hospital Provincial “que se encuentra infrautilizado” se convierta en “hospital de enfermos crónicos” y que “se pongan inmediatamente en marcha las residencias sociosanitarias”.

 

Además, también se refirió al tema de los sintrones, acerca de lo cual señaló que se está exigiendo que “la evaluación la hagan los médicos de cabecera en vez de los especialistas como son los hematólogos”, para lo que “no están preparados como ellos mismos reconocen”.