"Todos me aconsejan que tenga los pies en la tierra"

Vuelve de Francia como la mĂĄs firme promesa del tenis alevĂ­n internacional

Aun tenĂ­a cara de cansada despuĂŠs de seis intensos partidos y muchos kilĂłmetros pero Paula Arias mostraba su mejor sonrisa, pintada aun de incredulidad, cuando, acompaĂąada de su entrenador, Fernando Montero, entraba pasadas las ocho de la tarde de este sĂĄbado en Los Cuatro Postes.

A pesar de la hora, de los partidos y de los viajes Paula, que es una niĂąa muy lista y a la que su entorno le hace ademĂĄs inteligente, sabĂ­a que no podĂ­a ganar el mejor torneo del mundo, irse a la cama y marcharse al dia siguiente a Valencia a jugar el circuito Nike sin que la gente supiera lo que ha hecho.

Por eso estaba allĂ­, ella y todas esas personas que no esperaron a que entrara para recibirla en el aparcamiento entre aplausos, besos, fotos... Ella con la placa en la mano, yo creo que ha dormido con ella, y Fernando a su lado, como siempre, con el trofeo que le acredita como mejor entrenador del mejor torneo alevĂ­n del mundo, el Open SĂşper 12 de Auray, en Francia.

El propósito era simple, lo explicó Isaac Muùoz Quirós, presidente del Club Tenis Ávila, y es que a veces los chicos de la prensa nos ponemos un poco pesados y ella no iba a estar mucho tiempo en Ávila, así que era mejor juntarnos a todos un día, como el de ayer, y saciar nuestra curiosidad... y la de ustedes.

Siempre he pensado que lo importante en un entrenador, aparte de la formaciĂłn, es tener tablas. Y vaya si Fernando Montero las tiene. Por eso Paula no es el Ăşnico fruto que se estĂĄ gestando en el tenis abulense, como bien se encarga de recordar Isaac cada vez que puede.

Y por eso ayer Paula Arias solo era una niĂąa que apenas asomaba detrĂĄs de tanto micrĂłfono y que parecĂ­a decir aquella televisiva frase de Âż...he sido yo? Y que siga siendo asĂ­ mucho tiempo, que nos siga contando que lo importante en la final fue que ella controlĂł los nervios mejor que su rival, la checa Lucie kanova, que tiene que mejorar el saque, pero que sin embargo le fue muy bien con la derecha, o que el partido mĂĄs difĂ­cil fue el de octavos, el Ăşnico en el que cediĂł un set.

Cuando le dices que Nadal ganĂł tambiĂŠn ese torneo te dice que a ella le gusta FĂŠderer, y Sarapova. Como ellos se habrĂĄ sentido en la final del torneo cuando, ante un millar de personas que abarrotaban las gradas le han recibido con un ramo de flores porque, quĂŠ tĂ­a, era ademĂĄs su cumpleaĂąos. Y querĂ­a su regalo.

Y lo tuvo. la checa le aguanto un poco el primer set pero luego nada. Un set ha cedido la muchacha en todo el torneo, y de verdad que uno no se lo cree cuando ve las, con perdĂłn, "mostrencas" a las que se ha enfrentado.

Paula Arias ManjĂłn ha sido portada en periĂłdicos franceses -...y me quedo con ganas de meter el dedo en la llaga pero no lo voy a hacer - y es ahora la comidilla de los foros especializados. Tiene que pedir, sin embargo apoyos constantes en su tierra, y la cosa estĂĄ cada vez mĂĄs complicada.

Contaban Fernando y ella que el pueblo donde se llevĂł a cabo el campeonato tenĂ­a 12 mil habitantes y unas magnĂ­ficas instalaciones, apuntando a que las condiciones en las que entrenan en esta ciudad no son las mĂĄs fĂĄciles. Suele pasar. Pero no es excusa, por eso a Fernando le cambiĂł la cara cuando dijo, "por cierto, las instalaciones ..." Claro que tambiĂŠn le cambiĂł a la hora de las dedicatorias... ÂĄMe lo merezco!, se atreviĂł a decir alguno hace tiempo...

Aun asĂ­ la rueda de prensa-fiesta de bienvenida tambiĂŠn querĂ­a transmitir el agradecimiento de Paula y su entorno a las personas que han confiado en ella desde un principio y sobre todo dejar claro que acaba de estrenar los doce aĂąos, a lo grande eso sĂ­, que sigue siendo una niĂąa que juega al tenis y que es consciente de que le queda un largo y duro camino por delante. Mucha suerte Paula.