Todos contra Mercedes en el atardecer de Sakhir

Mercedes funciona mejor que cualquier otra escudería en el inicio del Mundial

El Gran Premio de Bahréin, que se celebrará en un novedoso horario vespertino para conmemorar su décimo aniversario, repite el escenario previo de las dos primeras citas del Mundial de Fórmula 1, con los pilotos de Mercedes Lewis Hamilton y Nico Rosberg como claros favoritos.

Rosberg se impuso en la apertura del curso en Australia y Hamilton, que se ha apuntado las dos 'poles' del año, reinó el pasado fin de semana en Malasia, con un paseo imperial por el circuito de Sepang que confirmó la supremacía de Mercedes en este arranque inicial. La escudería alemana se vuelve a frotar las manos de cara al fin de semana y el resto de la parrilla teme un desenlace similar en la tercera carrera.

"Creo que la ventaja de Mercedes en Bahréin puede ser todavía mayor que la que tuvo en Malasia", ha advertido el máximo responsable de Red Bull, Christian Horner, consciente de que las largas rectas del trazado bahreiní favorecen a los equipos con unidades de potencia de Mercedes, que también montan en McLaren, Williams y Force India.

Esta superioridad de la marca alemana es la barrera que quieren derribar Ferrari y Red Bull, a rebufo en este desequilibrado inicio de Mundial. La escudería italiana sigue persiguiendo su primer podio de la temporada, después de que Fernando Alonso, tercero en la clasificación del Mundial, haya sumado dos cuartos puestos.


FERRARI Y RED BULL NO ESCONDEN SU PESIMISMO

En cualquier caso, las distintas voces autorizadas del equipo italiano, empezando por su director Stefano Domenicali, ya han advertido de que el rendimiento del F14 T será similar y que las primeras mejoras no llegarán al menos hasta el Gran Premio de China, cuarta cita del calendario. Por ello, Alonso y su compañero Kimi Raikkonen, que solo ha podido sumar seis puntos hasta la fecha, deberán tirar de talento para sacar un buen resultado.

Este estancamiento de Ferrari contrasta con la mejoría de Red Bull, que ha protagonizado una sensible mejoría tras su pésima pretemporada, de forma que Sebastian Vettel logró su primer podio el pasado domingo. El alemán, ganador los dos últimos años en Bahréin, espera sobreponerse a los problemas de su unidad de potencia Renault para volver a pelear en el grupo cabecero.

El nuevo horario, con la calificación y la carrera a las 18 horas (una hora menos en la península), tiene consecuencias importantes con los neumáticos, que no sufrirán tanta degradación debido a las temperaturas agradables que se prevén en torno a 20-25 grados. Sin embargo, la presencia de arena en el asfalto y las fuertes frenadas en la sucesión de rectas largas con curvas cerradas siguen amenazando la durabilidad de los compuestos Pirelli, que ha optado por gomas medias y blandas.

Por otra parte, se espera una buena adaptación de los 11 equipos, ya que cuentan con el balance de ocho jornadas de pretemporada celebradas en Sakhir, donde el piloto español Pedro Martínez de la Rosa sigue ostentando el récord de vuelta rápida (1:31.447) establecido en 2005, cuando rodaba para McLaren-Mercedes.

Noticias relacionadas