“Todo fue muy rápido, la gente se nos vino encima”

Dos burgalesas, que estaban presentes en el puente San Pablo cuando ocurrió el accidente, han querido dar su testimonio.

Raquel se encontraba con unos amigos a cierta distancia del puente San Pablo. Destaca la cantidad de gente que había y que todo ocurrió muy rápido. “De repente, vimos una explosión de luz blanca en el suelo”. “La gente se asustó mucho pensando que podía ocurrir una tragedia, y se nos vino encima corriendo. Nuestra reacción fue salir corriendo como el resto”, reconoce Raquel.

 

“A pesar de que todo fue muy rápido, se vivió una situación de angustia. Había gente caída por el suelo, niños llorando; aunque afortunadamente, no ha sido tan grave como parecía”.

 

“Gracias a lo razonable que ha sido la gente, intentando calmar al resto, mandando mensajes de tranquilidad, no ha ocurrido una tragedia mayor”, destaca Raquel. Esta burgalesa ha querido destacar también la rapidez de los Servicios de Emergencia para llegar al lugar de los hechos, y pedir a la gente que no lleve sus bicicletas a lugares masificados, porque pueden provocar una tragedia aún peor.

 

“La gente estaba asustada desde el principio de la sesión”

 

Ana se encontraba en medio del puente con intención de disfrutar de la cuarta sesión de la Muestra Internacional de Fuegos Artificiales. “Ya desde el principio se notaba cierta tensión en el ambiente. El viento traía hacia la gente humo, ceniza y restos de fuegos artificiales. Además, los espectadores teníamos la impresión de que no estaban bien situados para su lanzamiento porque estaban explotando demasiado cerca”.

 

“La gente se puso muy nerviosa cuando cayeron cascotes ardiendo muy cerca de la estatua del Cid, y vieron como a un turista se le quemaba el pantalón”. “Entonces empezaron a correr alejándose de los fuegos provocando el caos. Fue más el susto de la situación que la gravedad de lo que estaba ocurriendo”, asegura Ana.