Toda la oposición menos ERC pide que Puig no siga en Interior en la nueva legislatura

Todos los grupos parlamentarios en la oposición menos ERC han pedido este jueves que el consejero de Interior, Felip Puig, no continúe al frente del departamento en la próxima legislatura tras haber dado explicaciones incompletas sobre la actuación de los antidisturbios en la huelga general del 14 de noviembre y concretamente en la zona donde una mujer perdió el ojo.
BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS)



En su comparecencia tras la reunión a puerta cerrada de los grupos de la Diputación Permanente y la CUP, Oriol Amorós (ERC) ha justificado su posición argumentando que su objetivo es que hayan cambios en la metodología de los antidisturbios y que con la dimisión del comisario responsable, Sergi Pla, ven la posibilidad de "generar cambios".

Desde el PSC, Xavier Sabaté ha considerado que Puig "no puede continuar porque ha deteriorado la imagen de los Mossos" y porque ha permitido que se produzca una pérdida de confianza de la ciudadanía hacia la policía, y tanto PSC, PP como C's han lamentado que el consejero, con las omisiones en sus anteriores intervenciones, demuestra que "no tiene ningún tipo de control" sobre los Mossos d'Esquadra.

Como consecuencia de la polémica por las versiones diferentes que ha ofrecido, Puig ha puesto su cargo a disposición del presidente Artur Mas, que le ha ratificado, y ha aceptado la dimisión del comisario jefe de Recursos Operativos de los Mossos d'Esquadra y jefe de los antidisturbios, Sergi Pla.

Santi Rodríguez (PP) y Sabaté han asegurado que se creen la versión de que Puig no mintió en su comparecencia en el Parlamento catalán y que no ha querido esconder a propósito información, pero han pedido que dé un paso atrás para restablecer la confianza de la ciudadanía en la policía catalana: "No puede continuar por el bien del propio país", ha dicho Sabaté.

Sin embargo, Rodríguez le ha reprochado que, pese a la precisión del nuevo documento presentado por Puig este jueves, no "hay nada que indique que la información en el uso de estos proyectiles sea exactamente la que se da en el informe", sino que puede haber un margen de error porque no hay ningún dispositivo técnico que lo certifique y todo se basa en lo que diga el mosso.

También ha lamentado que no les hayan dado toda la información sobre el caso de Ester Quintana pese a que el departamento "tiene una teoría al respecto de cómo se le produjo la herida".

El diputado de ICV-EUiA Jaume Bosch ha pedido la dimisión porque la credibilidad del departamento y los Mossos está cuestionada y ha opinado que "mantener a Puig en el cargo es una irresponsabilidad que la pagará cara el país y el Gobierno catalán".

Para Bosch, la actuación del consejero "es la culminación de dos años de una mala gestión" por su incapacidad de entender que en un momento de crisis hay que dialogar, y le ha reprochado que haya dado carta blanca, según ha dicho, a comportamientos incorrectos minoritarios en los Mossos.

Bosch ha valorado que Puig --a quien ha visto "inseguro y con miedo de afirmar algo que luego se le desmienta"--, está en una posición complicada ya que hasta ahora el pacto CiU-PP le ha protegido porque, a su entender, aplica las mismas políticas que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Amorós, sin embargo, no ha querido aclarar si en las conversaciones que están manteniendo los republicanos con CiU tras las elecciones han vetado a Puig o si piensan hacerlo, y en todo caso ha dicho que las opiniones que puedan tener sobre su continuidad las vehicularán "a través de estos canales de diálogo".

El diputado electo de la CUP, David Fernández, ha pedido la "inmediata destitución" del consejero y la disolución de la Brigada Móvil de los Mossos, y ha considerado que con sus explicaciones este jueves Puig pide un acto de fe porque si ha omitido información una vez puede volverlo a hacer, por lo que no ha descartado que haya un cuarto informe.

Para Jordi Cañas, de C's, Puig "mintió y dio una información incorrecta", y considera que con su gestión se ha demostrado que la cadena de mando no funciona y que, según ha indicado, el consejero busca coartadas para justificar que ya no controla a los operativos.

COMISIÓN PARLAMENTARIA

Durante sus comparecencias, los partidos y el consejero mismo se han mostrado favorables a que se debata sobre los métodos que utilizan los antidisturbios, aunque de distintas maneras: si para ICV-EUiA y PSC debe retomarse la comisión sobre las balas de goma que se rechazó en la pasada legislatura, el resto quieren un debate más amplio sobre todos los antidisturbios con distintos formatos.

El diputado de CiU Jordi Turull --que ha elogiado que Puig les haya dado una información muy detallada y ha valorado positivamente su intervención-- ha visto con buenos ojos hacer una reflexión sobre los protocolos que hay en los Mossos pero desde "una mirada amplia", aunque ha considerado que habrá que buscar el formato más idóneo, si es una comisión o un grupo de trabajo.