Texas ejecuta a un rapero aficionado por el asesinato del dueño de un estudio de música

El estado de Texas ha ejecutado este miércoles a Ray Jasper, un músico aficionado al rap, de 33 años de edad, que fue condenado por matar a puñaladas al dueño de un estudio de la música de la ciudad de San Antonio, después de haberle degollado para robarle un equipo de música.

Jasper ha fallecido a las 18.31 horas (hora local) después de recibir una inyección letal en la cámara de ejecución de Huntsville. En su última carta, ha mandado un mensaje a su familia y a su hija, según ha detallado el Departamento de Justicia del Penal de Texas en un comunicado.


Jasper y otros dos amigos grabaron en el estudio propiedad de David Alejandro, de 33 años, durante unas dos horas, antes de sacar unos cuchillos y atacar al dueño del local. El condenado cortó la garganta de Alejandro de oreja a oreja, pero no le mató.

Así lo ha narrado la oficina del fiscal general de Texas, que ha añadido que después de este primer ataque, Jasper y un cómplice apuñalaron repetidamente a la víctima hasta que finalmente falleció. Tras ésto, cubrieron el cuerpo con una sábana y procedieron a robar equipos del estudio por un valor de entre 10.000 y 30.000 dólares.

Los otros cómplices fueron condenados a cadena perpetua. Jasper ha sido la undécima persona ejecutada en Estados Unidos en lo que va de año y la tercera en el estado de Texas.