Teresa Perales deslumbra en el Open de Natación Adaptada de Castilla y León

Teresa Perales. TRIBUNA

Ester Rodríguez, Enrique Navas, Geles Lebrato y Álvaro de Frutos ejercen de locales con buenos resultados en Valladolid.

Teresa Perales apadrinó este sábado la tercera edición del Open de Natación Adaptada de Castilla y León. La deportista paralímpica llegó a Valladolid con la intención de deslumbrar, y lo hizo, tanto a nivel de resultados como con su atención con las jóvenes promesas locales, que no se cansaron de pedir consejo a la ganadora de 22 medallas paralímpicas en su trayectoria. “Me voy con un grato recuerdo y muy contenta porque me han salido las cosas, sobre todo en el 100 libres”, explicó la zaragozana.

 

La nadadora maña participó en los 100 libres y en los 200 estilos en el campeonato organizado por la Federación Polideportiva de Discapacitados de Castilla y León (Fecledmi). En ambas pruebas consiguió la medalla de oro en su categoría (S5-SB4-SM5). Pero a Teresa, en su cita en el Centro de Tecnificación de Río Esgueva, le importaban más las marcas que las preseas, pese a que ya tiene el billete asegurado para el Campeonato de Europa de Eindhoven (Holanda) de agosto.

 

Logró un gran tiempo en los libres, al parar el cronómetro en 1:24:85 y contribuyó a que la manga del 200 estilos pase a la historia del Open por su nivel y calidad. “Ha sido una prueba digna de ver repetida en vídeo”, señaló el director técnico de Fecledmi, David Fernández.

 

En esa prueba, la abanderada de la selección española en los Juegos de Londres compitió con la flor y nata de la natación adaptada castellano y leonesa. La palentina Ester Rodríguez, paralímpica en Pekín (2008) fue la más rápida, con un tiempo de 2:57:70, mientras que la vallisoletana Geles Lebrato (categoría para deficientes visuales) consiguió una marca de 3:17:42, en un último largo de infarto con el medinense Enrique Navas (3:17:30).

 

La manga levantó al público de la grada, al igual que lo hizo la atención de Teresa Perales con los más pequeños. Aconsejó, charló y se desvivió con los nadadores del Club Deportivo Fusión, equipo mayoritario en la cita y formado por muchos de los deportistas que se forman en el curso de la Fundación Municipal de Deportes para niños con problemas motóricos.

 

Del Fusión también destacó el segoviano Álvaro de Frutos, que participará en los Europeos para sordos de Rusia en verano, o la vallisoletana Julia Campo en las pruebas de espalda.

 

VARIEDAD DEPORTIVA

 

El III Open de Castilla y León también se caracterizó por la variedad deportiva y de categorías. De hecho, junto a los nadadores con discapacidad física, participaron otros con discapacidad intelectual, entre los que brillaron Carlos Navarro o Carmen Mangas, del Adas de Salamanca; o Eduardo Díez, del Puentesaúco de Burgos.

 

Además, deportistas con parálisis cerebral, como la burgalesa Marta Fernández (CD Fusión) o deficientes visuales, como la propia Geles Lebrato, o Miguel Ángel Sánchez, de Madrid e internacional con la selección de la ONCE.

 

Con el madrileño, y junto con la representación de los nadadores del centro de tecnificación local o la madrina Teresa Perales, también destacó la extremeña Isabel Hernández (Escuelas Deportivas de Mérida), quien fue la mejor en los 100 libres que compartió con Perales, con un tiempo de 1:05:85.