Teresa de Jesús fue una mujer “coherente, extraordinaria, buscadora de la verdad y un ejemplo para todos”

El Congreso Santa Teresa de Jesús Maestra de Vida que organiza la Universidad Católica de Ávila (UCAV) junto a otras seis universidades ofrece una visión desde distintos ámbitos sobre la figura de Teresa de Jesús. Miembros de la Iglesia, profesores y expertos exponen sus trabajos y reflexiones en esta cita.

El Cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha realizado un paralelismo entre Santa Teresa y el Papa Francisco apoyándose en el “Evangelii gaudium”. Como resultado, ha afirmado que tienen un mismo estilo vivaz, popular, con buena proyección comunicativa y eso está presente en la obra de la abulense y en los actos del actual Pontífice.

 

Para Martínez Sistach, “la famosa fidelidad de la madre Teresa a la Iglesia santa, la “devoción eclesial teresiana” incluye matices conmovedores, especialmente signos de reflexión y de imitación en esta época nuestra” y añade que Teresa de Jesús “entra en ese círculo reducido de grandes maestros como “doctora de la virtud de la humildad” y “doctora de la oración”.

 

Los expertos aseguran que Santa Teresa puede ser estudiada desde múltiples prismas y uno que está por explorar en profundidad es el de la filosofía. Algo que cree Marie Isabelle Alvira, doctora en filosofía por l´Université Paris-Sorbonne, que percibe un creciente interés más allá de España por la figura de la mística.

 

En su exposición titulada “Unidad de vida: Marta y María en la séptima morada”, Alvira ha señado que “en el cénit de su vida espiritual, Santa Teresa descubre claramente no sólo la posibilidad, sino la necesidad de la unión entre la oración y las obras, entre lo humano y lo divino, lo material y lo espiritual, las operaciones inmanentes del hombre y sus acciones transcendentes.

 

Por su parte, los profesores Antonio Mas y Claire Marie Stubbemann se han centrado en los arrobamientos místicos y en la experiencia de la abulense como camino de plenitud de la mujer, respectivamente. Para Mas, lo vivido por Santa Teresa “son experiencias de un amor recibido y apasionado, similar al vivido en la experiencia humana de amor matrimonial y del experimentado por los profetas en los relatos de vocación. En la actualidad pueden servir para una reinterpretación del sacramento de la reconciliación y el acto penitencial de comienzos de la eucaristía”.

 

Finalmente, Stubbemann destaca que “el ejemplo de Teresa, salvaguardando que cada llamada de Dios al hombre es única e irrepetible, constituye en este sentido una profunda interpelación acerca de cómo queremos y debemos vivir nuestra femineidad”. Y ha añadido que sería un importante “reto no sólo actual sino urgente, aunque también muchas veces es incómodo en el clima social de una creciente de-construcción de lo femenino”.