Terciado, procesado y a las puertas de la cárcel por cobrar un millonario sueldo ilegal en Cepyme

Jesús Terciado, en un acto de Cepyme.

La justicia procesa al antiguo mandatario empresarial Jesús Terciado por cobrar durante años de Cepyme un millonario sueldo a través de facturas falsas, primero, y de un contrato de alta dirección que era ilegal.

El que fuera presidente de Cepyme y de Cecale, Jesús Terciado, se enfrenta a una condena de cárcel por su empeño de cobrar un sueldo de la patronal de las pequeñas y medianas empresas, de la que fue presidente desde 2010 y hasta su precipitada salida en noviembre de 2014. En el origen del asunto, las denuncias de la patronal salmantina Confaes, que tiempo atrás descubrió los manejos de Terciado para rentabilizar su paso por las organizaciones empresariales. Unas denuncias que dejaron al descubierto una estrategia para cobrar un sueldo millonario, opaco e ilegal durante años.

 

Según publica hoy el diario El Confidencial, un juzgado ha decidido procesar al expresidente de Cepyme, Jesús Terciado, y a su antecesor en el cargo, Jesús Bárcenas, por cobrar irregularmente lo que eran sueldos por su ejercicio del cargo. El juez pide a la Fiscalía y a los denunciantes que acusen, paso previo a sentar al exdirigente en el banquillo por "apropiación indebida, estafa, falsedad y delito societario".

 

Según los estatutos de Cepyme, el cargo de presidente de la patronal de las pymes no percibe remuneración, pero Terciado se las arregló para percibir importantes cantidades. Para conseguirlo, organizó un sistema de cobros en el que incurría en fraude fiscal, lo que le puede constar una condena de cárcel si supera la cantidad mínima establecida para este tipo de delitos.

 

Según contó en su día TRIBUNA, tras llegar al cargo den 2010, Terciado quiso cobrar como presidente de Cepyme. Para ello, facturó a la patronal más de 400.000 euros entre 2011 y 2012 por trabajos de consultoría que no se llegaron a realizar; los cobró a través de dos sociedades de su propiedad, Tecrucyl e Ingasert, que ya había utilizado para otras actividades anteriormente en Cecale. Terciado cobraba según el auto del juez "mediante el libramiento de facturas plenamente falsas" de empresas de su propiedad, como concepto, aparecían "trabajos de consultoría nunca efectuados"; el auto califica esos justificantes como una documentación "irregular, ilícita y mendaz"
 

 

A partir de 2012, Terciado dejó de cobrar un sueldo por este método y se firmó a sí mismo como presidente un contrato de alta dirección generosamente reumerado: 140.000 euros al año. El juez de instrucción considera que es una "apropiación indebida" y que no se podría haber producido sin la colaboración de los últimos tres secretarios de Cepyme, a los que también plantea juzgar, ya que "realizaron todo lo necesario para su perfección y ocultamiento a los asociados". Y lo hicieron además cuando Cepyme atravesaba "una grave situación de pérdida económica".