Técnicos de la Junta analizan las experiencias de Umbrías y Cillán en Ordenación y Concentración Parcelaria

Reunión

Dos altos funcionarios de la Consejería de Medio Ambiente han visitado Umbrías y Cillán, para conocer in situ las experiencias que en ambas localidades se han realizado para resolver los graves problemas que existen para la racionalización de los aprovechamientos y la conservación del medio natural. 

Estos problemas son los que afectan a la identificación de la propiedad y la ordenación de los aprovechamientos ganaderos y forestales, problemas que afecta a todos los pequeños municipio que ocupan la importante proporción de territorio serrano de provincia de Ávila. 

 

La importancia de la visita es muy relevante, primero porque "rompe el escaso o nulo interés que, en estas cuestiones, ha tenido  para la administración pública, a pesar de ser capitales para el desarrollo de estos pequeños municipios y segundo porque este hecho supone un reconocimiento del trabajo realizado desde estas comunidades para resolver estos problemas". Su experiencia posiblemente marque los futuros proyectos de la administración autónoma en materia de concentración parcelaria y ordenación forestal y de pastos.

 

De la Jornada se desprende que se pueden establecer los principios básicos que pueden encauzar la resolución de estos problemas estructurales, puesto qu es necesario un gran trabajo de dinamización y de discusión interna que concluya con una  solución de consenso entre propietarios y ganaderos. "Este trabajo debería ser promovido y alentado por la propia administración que en muchos casos no es consciente del problema", han recalcado.

 

Por otro lado, aseguran que la administración está obligada a coordinarse entre sus distintas Consejerías y Departamentos de manera que se presente en los pueblos con un interlocutor único que no de soluciones parciales o contradictorias .

 

Al mimso tiempo, consideran que las obras de infraestructura deben ir dirigidas a las necesidades específicas propias de su diversidad como el manejo ganadero, ordenación forestal, promoción recursos específicos y conservación del medio natural,  que se demanden desde las localidades. "Algo que poco tiene que ver la visión agrarista de de las zonas llanas de monocultivo". 

 

ProUmbrías es un modelo consolidado de asociacionismo que, sin ordenar la propiedad ha conseguido ordenar los aprovechamientos y poner en valor el territorio, todo ello sin ningún apoyo institucional que para obras que sigue demandando.

 

ProCillán, que comparte y asume la experiencia de ProUmbrías, ha  surgido en un proceso de concentración que está llegando a su fin, ha pretendido que la ordenación de la propiedad se realice en función de los usos de la tierra y está luchando para que se hagan las obras de infraestructura que ayudan a ordenar los aprovechamientos.

 

En las experiencias de estas dos asociaciones con el mismo modelo asociativo, según los técnicos citados, debe estar la solución al para los ingentes territorios  de montaña de la provincia de Ávila.